León Roldós

Y usted, ¿se iría?

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
31 de August de 2011 00:01

Ustedes, lectores, saben que soy uno de los abogados de la defensa de Emilio Palacio, ex editor de opinión del diario El Universo, en la querella que el presidente Correa le sigue y que también la dirige contra El Universo, sus directivos y la sociedad anónima, por el artículo de Palacio del 6 de febrero del 2011, titulado ‘No a las mentiras’.

La mía no es una gestión remunerada sino que es por defender el principio de la libertad de opinión, que no debe ser criminalizada desde el poder del Estado, con el agravante, en el caso de la querella en mención, de la imposición de condenar a los directivos del periódico, y hasta a la sociedad anónima propietaria de sus instalaciones, por la opinión de uno de los columnistas.

Un medio es responsable de las informaciones que deben pasar por responsables de su procesamiento. No es ni debe ser responsable de las opiniones en que está identificado quien opina.

Información es relación de decisiones, sucesos y acciones que son de interés general, así como de avances de investigación. Opinión es punto de vista, reflexión y aun advertencias.

El domingo 28 de agosto, conocí el anuncio de la decisión de Emilio Palacio de permanecer en el exterior, ante lo que él llama la persecución desde el poder.

Palacio tiene la convicción de que Correa y su entorno lo quieren en la cárcel. Pregunto al lector, ¿esa convicción tiene sustento?

Hasta ahora el proceso penal iniciado con la querella del Presidente tiene evidentes violaciones a la Constitución y las leyes. ¿Será posible corregirlas cuando en la causa van a decidir juzgadores con cargos transitorios que aspiran a la titularidad? ¿Sus actuaciones pasarán por agradar al poder? Si se corrigieran las violaciones evidentes, serían heroicos los jueces que así lo decidan, ¿pero podemos esperar actuaciones heroicas de los jueces que van a fallar en este caso? La potestad de juzgar se prostituye cuando se expresa en sometimiento al poder o por temor.

Palacio, en sus opiniones, ha enfrentado al poder. Este le ha contestado no solo con querellas, sino también con agravios verbales y con cadenas impuestas a las radios y a los canales de televisión.

Al salir del local de la audiencia de primera instancia en la causa en trámite, el 19 de julio del 2011, lo agredieron de palabra y de hecho. La Policía se extremó para protegerlo.

En los infiernos de privación de la libertad que son las cárceles del Ecuador, ¿cuál sería el grado de vejación contra Palacio?

En las cárceles hay redes de protección que cuestan dinero. Los del narcotráfico y los de poder económico pagan a quienes las manejan. ¿Y los que no pueden -o no quieren- pagar?

¿Qué haría usted en las circunstancias que está viviendo Palacio? ¿Preferiría exiliarse, para hablar y escribir en libertad, como él anuncia que lo ha decidido?