Santiago Estrella

No soy violento, pero por si acaso te pego

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 174
Triste 5
Indiferente 11
Sorprendido 2
Contento 45

Ecuador es parte de la mofa internacional. Ya lo ha sido muchas veces. La última, el desafío a ‘los quiños’ de un presidente -no importa su nombre, puede ser este o cualquier otro, el efecto es lo mismo- a un asambleísta que dice en el fondo que se fajará con él; eso sí: luego de que discutan los problemas del país.

Después se sumarán otros funcionarios -oficialistas- que dicen cosas que no solo a un extranjero podría causarle risa, como lo hace The Washington Post, pero como ecuatoriano provocaría cuanto menos desazón: el secretario de la Presidencia, Omar Simon, se ofrece como promotor del boxeo y una asambleísta, Gina Godoy, quiere estar en el ‘ring side’ lamentándose no tener la fuerza suficiente para “entrarle a puños a ese cobarde”.

Esta última frase no amerita siquiera quedar entre los grandes insultos que ha tenido la historia política del país por lo que la acompaña. Godoy dice que es una persona de paz, pero como “guayaca que soy” -dijo- y habiendo crecido entre seis hermanos varones mayores que ella, entiende que la cosa se resuelva a puños. Eso equivale a decir: no soy violento, pero por si acaso te pego. Y si lo hago, es por tu bien, por si acaso...

Pero del bochorno inicial hay que pasar al segundo plano. Si nos avergonzábamos de cómo era la política antes, nada ha cambiado, entonces. El Presidente dijo ayer que no fue él quien desistió del box y que Páez sigue siendo un cobarde. Y apeló a su frase recurrente: no se puede deshumanizar, y hasta preguntó: “¿Qué ciudadano no reaccionaría igual ante alguien así?”

Todos somos humanos. Y muchos dirían que no, pues el cambio de época significa también vivir en paz con uno y con los demás; hacer del discurso una práctica de vida, una coherencia entre el decir y el hacer. Y eso es lo que se pide a las ínclitas personalidades que rigen los destinos del país. Un país que, por cierto, se regodeó con este tema y dejó para segundo plano lo importante: la crisis que se viene, la pérdida de trabajo... Eso sería mejor que este ‘ring’ criollo e inútil.