Gonzalo Ruiz

El ventarrón de Odebrecht

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 89
Triste 3
Indiferente 5
Sorprendido 2
Contento 23

El mapa político de varios países de América Latina se sacudió a raíz de un escándalo que salió de una lavandería de autos hasta convertirse en la operación de limpieza de corrupción en marcha más grande del último tiempo.

El ‘lava jato’ se llevó en las aguas servidas a buena parte de la cúpula que gobernó el Brasil por tres períodos. Alcanzó a desmoronar a Dilma Rousseff, a un año de su segunda victoria electoral, y tiene en la mira de fiscales y jueces al poderoso y otrora admirado Lula, con más de 200 causas penales abiertas en su contra. Además no pasaría de agache para una justicia que ahora se muestra implacable, si se llega a comprobar, alguna incorrección del propio presidente que sucedió a Dilma, Michel Temer. Tiempo al tiempo.

No alcanzaría todo un libro voluminoso, para revelar la ruta del dinero oscuro que arrasa con la cúpula de un partido y se muestra como sistémico. Todo parece indicar que muchos comieron de la suculenta mesa de Odebrecht y de otras grandes empresas constructoras de Brasil.

Petrobras, en cuyo directorio estaba Dilma, fue la piñata donde el millonario dinero del oro negro surtió a la clase política para financiar sus campañas y para llevarse algunos milloncitos para sus gastitos personales. Y, cabe insistir, este no es un tema ideológico ni debiera ser una carga contra el Partido de los Trabajadores sino contra varios partidos que pasaron por el poder.

Y el ventarrón sigue al sur y se hace tormenta. A esta altura hablar de la corrupción de los Kirchner, que están siendo juzgados en decenas de causas y expedientes no refleja novedad. Pero es que la sombra de Odebrecht parece que alcanzó a engrosar las millonarias fortunas de los líderes populistas y varias obras públicas habrían sido contratadas con grandes coimas. El poder se endulza con la fortuna. Una relación malsana, sus tentáculos crecieron allá también .Todo se sabrá. Tiempo al tiempo.

El bochorno de Odebrecht alcanza al Perú. El expresidente Alejandro Toledo, todo un catedrático de Stanford, tiene una orden de prisión preventiva de 18 meses. La indagación del Ministerio Público le presume responsable de haberse beneficiado de sobornos por USD 20 millones. Habrá que investigar y juzgar. Además, los ex presidentes Alan García y Ollanta Humala deberán rendir sus testimonios. El presidente Pedro Pablo Kuczynski, quien fuera ministro del Presidente Toledo, ha sido categórico. Tiempo al tiempo.

Y en Colombia ya está siendo indagado un ex viceministro del gobierno de Álvaro Uribe Vélez y hasta se mencionó en días pasados al presidente Juan Manuel Santos.

Mientras, las delaciones de Marcelo Odebrecht, nieto del fundador del imperio constructor, siguen saliendo a la luz para obtener rebajas de penas, la justicia de distintos países actúa con mayor o menor celeridad, casi en todas partes. Y todos los sobornos millonarios se pagan con dineros públicos. La sospecha de delito extendido y organizado cunde. Tiempo al tiempo.