Walter Spurrier

Más venta igual empleo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 7
Triste 4
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 82

La prensa reporta sobre los recientes datos económicos, crecimiento interanual de 2,6% del PIB en el primer trimestre. Lo complementa con información de investigación propia: “medicinas, automóviles y alimentos tienen más demanda”, destacó en primera página este diario ayer. Pero también reporta que las empresas no están contratando. La mayor demanda no se traduce en mayor empleo. Aunque los datos oficiales de empleo en el primer trimestre los tendremos en un par de semanas.

¿Por qué ventas sí pero empleo no? Porque las empresas no se engañan. Este crecimiento de la demanda se debe a la transfusión de recursos externos que le hizo el gobierno anterior a la economía desde fines del año pasado hasta las elecciones, para incidir en el ánimo de los electores. El gobierno tomó plata de las reservas internacionales y colocó bonos en el exterior. Con ese dinero se puso al día en los atrasos con contratistas (aunque no los petroleros); éstos a su vez pagaron a sus proveedores, y la circulación de ese dinero fortaleció el consumo.

Este estímulo no se debe a la reactivación de la producción interna, ni a las exportaciones, Una vez que termina de circular la plata de los créditos, la economía vuelve a estancarse. Por supuesto, el gobierno puede endeudarse de nuevo. De hecho lo hizo a fines de mayo, y también gastarse más de la plata de la reserva internacional. Pero no lo puede hacer indefinidamente. Tomar la plata de la reserva debilita al sector financiero, y los acreedores pueden rehusarle un nuevo crédito: una calificadora de crédito acaba de bajarle la calificación al país.

Lo que se requiere es una nueva estrategia centrada en generar las condiciones para que se reactive la producción privada. El Presidente Moreno ha tenido el acierto de buscar que esa política surja del intercambio de criterios con quienes deben hacer la inversión, y ha conformado un Consejo Productivo y Tributario.

Queda por verse, sin embargo, si los funcionarios del gobierno, que defienden a capa y espada la estrategia del gobierno anterior del que formaron parte, están abiertos a los nuevos planteamientos que hará el sector privado en el Consejo. Tanto el Comité Empresarial como Fedexpor plantean una estrategia en base a reforzar las fortalezas competitivas del Ecuador, crear condiciones para exportar, bajar costos internos de producción. Pero las autoridades ya se han pronunciado por un cierre de fronteras, favorecer el crecimiento endógeno, y ver en el arancel una herramienta para mejorar la situación fiscal.

El retorno al crecimiento sostenido pasa por un ajuste que los agentes económicos consideren apropiado, vean la luz al final del túnel, se reactive la inversión privada y se retome la contratación de personal. La estrategia tiene que surgir del flamante Consejo.