Busani Bafana

3 veces más celulares que inodoros

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 4
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 1

El agua y el saneamiento son clave para mantener un buen estado de salud y para el bienestar económico.

Sin embargo, el agua y el saneamiento siguen al margen de las prioridades de desarrollo de África, donde su elevado costo y las malas políticas impiden que millones de personas carezcan de agua por cañería y de inodoros.


A pesar de ser signatario de varios acuerdos para garantizar la seguridad hídrica, este continente simplemente no puede pagar la infraestructura necesaria para que todas las personas gocen de ese derecho, explicó el especialista Mike Muller.


África subsahariana utiliza menos de cinco por ciento de sus recursos hídricos, pero el costo de llevar el servicio por cañería a toda la ciudadanía puede resultar prohibitivo, indicó Muller, de la Universidad Witwatersand, en Sudáfrica. 
“El suministro de agua doméstico es una prioridad política en África y el saneamiento se ha vuelto más importante, pero los servicios cuestan dinero”, precisó.


El Consejo Mundial de Agua (WWC), fundado en 1996 con más 300 miembros que abogan por la seguridad hídrica, señala que el mundo deberá destinar unos 650 000 millones de dólares al año desde ahora al 2030 para construir la infraestructura necesaria para garantizar la seguridad hídrica universal.


Este continente todavía está lejos de gozar de los retornos de sus inversiones en el sector hídrico. Por ejemplo, tiene más personas con teléfonos móviles que personas con acceso a agua limpia y retretes con saneamiento.
Un informe de 2016 publicado por Afrobarometer, una red panafricana de investigación que estudió el acceso a los servicios básicos y la infraestructura en 35 países africanos, concluyó que solo 30% de los africanos tenía acceso a inodoros y solo 63 % al agua por cañería, pero 93% de ellos tenían servicio de telefonía móvil.


Los gobiernos deben invertir en proyectos hídricos que provean de agua potable a toda la ciudadanía en un mundo donde 800 millones de personas no tienen acceso a ella y donde las enfermedades derivadas del agua contaminada dejan 3,5 millones de personas muertas al año, indicó el WWC en el marco del Día Mundial del Agua, que se celebró este martes 22 bajo el lema: “Aguas residuales, ¿por qué desperdiciar agua?”.


El WWC alertó que la inseguridad hídrica le cuesta a la economía mundial unos 500 000 millones de dólares al año.
“Los líderes del mundo se dieron cuenta de que el saneamiento es fundamental para la salud pública, pero debemos actuar ahora para lograr el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) seis, “Garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos para 2030”, recordó el presidente del WWC, Benedito Braga.