Gonzalo Ruiz

Varoufakis y el apocalípsis

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 6
Triste 10
Indiferente 2
Sorprendido 2
Contento 26

Cuando este Diario circule en su edición impresa hará ya varias horas que la entrevista que logró El País digital con Yanis Varoufakis se haya publicado de modo íntegro.

Por ahora el aperitivo que entregó el diario español del diálogo de Claudia Pérez con el exministro griego luce tan sabroso que vale degustarlo para esperar el plato fuerte.

Varoufakis advierte que España corre peligro de acabar como Grecia. Él sabe porque lo dice con tanto énfasis.
El griego plegó al partido de Álex Tsipras y fue hasta días recientes ministro de Economía. El cargo más agobiante y pesado que se pueda imaginar en la Grecia en ruinas (las históricas y las económicas). Como la gran piedra que subía Sísifo cada día hasta la cima de una montaña.
El símil con España debiera ser una voz de alerta de un funcionario que experimentó en carne propia las lacras del populismo y la demagogia, que sirve para ganar elecciones, aun para gobernar en bonanza pero jamás para afrontar grandes crisis.

Veo en la voz de Varoufakis una admonición de un futuro cercano que ya se puede pergeñar.

España entró en crisis económica, le estalló al presidente Mariano Rajoy nada más asumir su mandato. El líder del Partido Popular se pasó pidiendo elecciones anticipadas ante lo que consideraba inoperancia del presidente Rodríguez Zapatero del Partido Socialista Obrero Español. No logró ‘domeñar’ la crisis y aún le critican tras su último discurso el manejo descontextualizado de las cifras.

La tragedia griega de España es que se avizora en el horizonte Podemos, un partido de los teóricos que inspiraron algunos de los socialismos siglo XXI de América y que usaron nuestros países como laboratorios.

El PSOE está cayendo en la trampa y forma mayorías con Podemos en los ayuntamientos solamente para dar la contra a Rajoy y los populares. Es una factura alta que los socialistas pagarán si Podemos los fagocita, si la demagogia, con su voto hace de las suyas, entonces sí se cumplirán los vaticinios de Varoufakis.