Diego Pérez

U2 al ataque

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
3 de July de 2011 00:02

Aunque pudiera sonar contradictorio U2 todavía conserva bajo su supervisión e influencia los valores más elementales del rock. La banda irlandesa es la depositaria –una de las últimas, en verdad- de las insignias de lucha que hicieron grande al rock desde el principio de los tiempos. Así, U2 representa los ideales y la ética-inspiración del rock en sus orígenes, como el espíritu juvenil de rebeldía y la mismísima manifestación del contrapoder. La paradoja, si se quiere, consiste en la poco esperada evolución que ha sufrido U2: desde un modesto grupo abanderado del movimiento alternativo, hasta convertirse en los artífices de una industria llamada a llenar estadios y a tocar frente a decenas de miles de delirantes fanáticos. La contradicción, sin embargo, se mitiga si tomamos en cuenta que los irlandeses mantienen inalienables sus viejos principios de defensa de los derechos humanos y de las libertades. Dicho de otro modo, el grupo ha crecido sin necesidad de echar al basurero sus ejes rectores. Con Bob Dylan y los Rolling Stones bien entrados en sus periodos de andropausia y exquisita senectud, el cuarteto irlandés bien podría reclamar el título de la mas grande (y dinámica) banda del rock de estos días.

Y pensar que todo comenzó de la manera mas simple. Un día de 1976 Larry Mullen Jr., quien se encargo de los negocios de percusión del grupo, puso un anuncio en la cartelera de su colegio en Irlanda. Buscaba voluntarios para formar una banda de rock. Entre los que animaron estaban Paul Hewson (ahora se hace llamar Bono), David Evans (ahora se hace llamar The Edge) y Adam Clayton: es decir que U2 ha permanecido unido desde hace 35 años, sin cambios ni deserciones. El grupo sobrevivió los últimos coletazos del movimiento punk, que todavía tenía fuerza en Gran Bretaña, y se convirtió en el niño de los ojos de la tendencia alternativa. Esto significa que por entonces sus canciones no sonaban en las radios dedicadas a propagar los éxitos comerciales, sino en las estaciones que buscaban los oídos de los estudiantes universitarios.

Aunque U2 se apoye cada vez mas en los recursos de la tecnología –grandes pantallas, mensajes enviados desde el espacio sideral durante los masivos recitales, estructuras luminosas gigantes, por ejemplo- la banda encuentra sus cimientos en la guitarra cruda y llena de texturas de The Edge, en el carisma y en la profundidad de la voz de Bono y en los diálogos musicales entre la batería de Mullen y el bajo de Clayton. De modo que la evolución de U2 ha ido en paralelo con la evolución misma del rock que el grupo ayuda a rediseñar con cada nuevo disco, en cada nueva parada de sus maratónicas giras.