Fernando Larenas

Tuiteras sin miedo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
4 de March de 2014 00:02

Frase atribuida al líder de la independencia y la libertad de América, Simón Bolívar: "Huid del país donde uno solo ejerce todos los poderes, es un país de esclavos". Mientras la sangre de obreros, estudiantes, amas de casa, etc., teñía las calles del país donde nació el Libertador, trasnochadas figuras de la política local rendían homenaje al Presidente que comenzó ese modelo que ahora no resiste ningún análisis sensato.

En el interior de ese local cantaban añejos temas folclóricos, a la entrada tres jóvenes tuiteras, con carteles pintados con marcadores, denunciaban las muertes y torturas de opositores. Desafiaban pacíficamente, sin insultos ni agresiones, a los asistentes a esa desafortunada fiesta. @LaChichoY, @La_chica_velcro y @mariapazza no tenían nada que celebrar, estaban conmovidas por la muerte de 17 venezolanos, por los 260 heridos con balas, por la indolencia e indiferencia del mundo frente a esa tragedia, por la falta de solidaridad y de sensibilidad, por la desafortunada idea de escarbar las huellas que dejó Chávez.

Las tres tuiteras protestaban por la muerte de Bassil Alejandro da Costa Frías, 23 años, estudiante de Mercadeo, muerto con un balazo en su cabeza; Juan Montoya (40), fallecido en circunstancias similares a las de Bassil; Roberto José Redman Orozco (31), piloto, también muerto de un balazo en la cabeza; y de Génesis Carmona (22), ex-Miss Turismo Carabobo y estudiante de Mercadeo, también fallecida por un balazo en su cabeza.

Esa noche también se solidarizaban con Wilmer Jhonny Carballo (38), Geraldine Moreno Orozco (23), José Alejandro Márquez (43), José Ernesto Méndez, Julio González, Arturo Alexis Martínez, Elvis Rafael Durán, Danny Joel Melgarejo Vargas, Jimmy Vargas. No todos murieron abaleados, algunos fueron atropellados por huir de las balas y de los gases lacrimógenos, o por caer desde el techo de algún edificio. Son las víctimas de ese fanatismo que patalea por perpetuarse en el poder.

Es probable que las tres jóvenes que protestaron esa noche en Quito también lo hicieron al ver las imágenes de la costurera Marvinia Alejandra Jiménez (35), madre de un hijo de 7 años, que fue salvajemente castigada por la Guardia Nacional Bolivariana cuando salió a la calle a pedir paz para su país. La mujer quedó con severos traumas físicos y psicológicos.

Tal vez @LaChichoY, @La_chica_velcro y @mariapazza salieron a protestar cuando se enteraron que Juan Manuel Carrasco (21), albañil, fue víctima de la brutalidad en una zona de resguardo de la Guardia Bolivariana. El joven trabajador narró así lo ocurrido: "Me pusieron de rodillas y empezaron a golpearme con porras, me dijeron hijo de p… te vamos a matar". Y continúa: "Me bajaron los pantalones, me bajaron el slip (calzoncillo) y me metieron un fusil en el c…". Ah, pero el canciller Jaua dijo que "no hubo violación", o sea...