Xavier Basantes

Tras la búsqueda de más inversión minera

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 4

Este domingo comienza en Toronto, la feria minera más importante del mundo (PDAC por sus siglas en inglés). La cita será hasta el 8 de marzo y se prevé la presencia de autoridades, inversionistas y empresarios de 125 países.

Ecuador también estará presente y llega con una ‘mejor carta de presentación’: en la encuesta 2016 sobre las jurisdicciones más atractivas para la inversión minera del mundo -del canadiense Instituto Fraser-, el país se ubica en el puesto 76 entre 104 jurisdicciones. En el 2015, logró el puesto 92 entre 109.

El objetivo de la delegación nacional que irá al PDAC es atraer inversiones. Para ello mostrará algunos logros alcanzados el año pasado, como el inicio de la fase de explotación del proyecto Fruta del Norte (uno de los más importantes, con una reserva de 4,82 millones de onzas de oro y 6,34 millones de onzas de plata), en Zamora Chinchipe.
Además, en el ámbito legal, se han aprobado normas que favorecen a la minería. La más reciente, con la llamada Ley de Plusvalía (diciembre del 2016), se fijó un mayor plazo a las firmas mineras para pagar el impuesto a las ganancias extraordinarias. Este tributo consiste en el pago del 70% de la diferencia entre el precio base de los metales (oro, plata o cobre) y el precio de mercado. Antes se pagaba el mes siguiente de recuperar sus inversiones. Ahora, lo harán 48 meses después.

Sin embargo, el malestar de las comunidades amazónicas que rechazan el desarrollo de estos proyectos ‘por su afectación ambiental’, así como la militarización en determinadas zonas son asuntos pendientes sobre los cuales no se han logrado acuerdos entre sus dirigentes y el Gobierno. Los pedidos de moratoria minera hasta realizar consultas previas son aspectos que se suman al debate sobre el desarrollo de esta industria.

Si a eso se añade que el país está en la recta final de elegir a sus nuevos mandatarios, las probabilidades de atraer nuevas inversiones en la actualidad se vuelven complejas. Más aún, cuando los finalistas manejan visiones diferentes sobre el desarrollo minero.