Rubén Loza Aguerrebere

Esta tierra de gauchos

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 6
Contento 0
3 de julio de 2014 21:25

Es quizá el libro ambientado en Uruguay que ha tenido a los más famosos lectores. El coronel Lawrence de Arabia lo leyó 12 veces. También lo leyeron el presidente Teodoro Roosevelt y don Miguel de Unamuno, quien dijo: “Hudson vivió y sintió lo que un hijo de la Banda Oriental, nacido y criado en ella, no había visto ni sentido... Sacó el alma de esos lugares encerrada en sus mujeres, para dárnosla en este libro”. Más lectores entusiastas y famosos: el poeta Ezra Pound y el novelista Ernest Hemingway, quien convirtió en lectores de Hudson a los protagonistas de su propia novela ‘Fiesta’.

El Premio Nobel Rabindranath Tagore, cuando visitó Buenos Aires en 1926, invitado por Victoria Ocampo, sorprendió por su conocimiento sobre los gauchos a todos los que lo trataron en esta zona del mapa. Y se preguntaban ¿por qué y cómo el poeta de la India sabía esas cosas? Las debía, confesó Tagore, a uno de sus autores favoritos: William Henry Hudson, al naturalista inglés nacido en el Plata. Es a él, precisamente, a quien debemos este famoso libro llamado ‘La tierra purpúrea’, novela editada en 1885.

Debemos a Borges, a quien tanto gustaban las cosas vinculadas a la Banda Oriental, el juicio más rotundo sobre esta novela de W.H. Hudson. Borges escribió estas hermosas palabras: “The Purple Land es uno de los pocos libros felices que hay en la tierra”. Se refiere a esa felicidad que contagia al lector un libro donde cada lugar deja imágenes tan vivas.

W.H. Hudson vino al mundo el 4 de agosto de 1841, en la Argentina; nació en una casa de campo llamada “Los veinticinco ombúes”. Allí se habían afincado sus padres, tras casarse en Boston, viajaron en barco hacia 1833. Al niño le atraían las cabalgatas, los pájaros y los árboles. También los libros. A los 27 años, recorrió el Uruguay. Luego visitó el Chaco, Brasil y la Patagonia. En 1874, tras la muerte de sus padres, se fue de estas tierras para siempre, rumbo a su soñada Inglaterra. No regresó, salvo en las páginas de sus hermosos libros.

Tras varios artículos sobre ornitología, en 1885 dio a conocer ‘La tierra purpúrea’, novela ambientada en nuestro país. En sus deleitables páginas narra las andanzas del joven inglés Lamb por Montevideo y buena parte del interior del Uruguay, hacia 1870, en tiempos de contiendas. A medida que cabalga por nuestros campos, va conociendo de cerca a los pobladores y sus luchas de entonces, así como sus esperanzas y ambiciones. Y termina su viaje donde lo inició, pero “acriollado”. Ezequiel Martínez Estrada dijo: “Nuestras cosas no han tenido poeta, pintor ni intérprete semejante a Hudson”. No fue admirado por el público, pero sí por escritores de su tiempo: Conrad, Ford Maddox Ford, Thomas Hardy, Henry James y Bernard Shaw.

Falleció a los 81 años, el 18 de agosto de 1922. Su epitafio, que es justo, reza: “Amó los pájaros y los lugares verdes y el viento en los arbustos y vio el resplandorde la aureola de Dios”.

El País, Uruguay, GDA