César Augusto Sosa

Síntomas de recuperación, no de estabilidad

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 31
Triste 3
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3

La propaganda oficial dice que la economía está en franca recuperación y que la mesa quedará servida para el próximo Gobierno. Dice que los depósitos y créditos en el sistema financiero están creciendo, que hay una mejoría en las exportaciones y que un índice del Banco Central sobre la actividad económica apunta en la misma dirección.

Según el Gobierno, la etapa de recuperación económica empezó a mediados del 2016, aunque recién en el cuarto trimestre del año pasado se reportó la primera tasa positiva de crecimiento, después de cinco trimestres seguidos con cifras negativas.

Los economistas Manuel Gonzáles y Félix Casares hicieron sus propios cálculos con los datos del Banco Central y matizaron los anuncios del Presidente. Por un lado señalan que, en efecto, lo más probable es que la economía esté creciendo o recuperándose, pero el Gobierno saliente no la entregará estabilizada y menos aún sostenible.

Los estudios apuntan a que la economía aún está produciendo por debajo de su tendencia a largo plazo, lo cual significa que sigue en una etapa recesiva, la cual continuará al menos hasta finales del presente año.

Una real recuperación económica deberá reflejarse en un aumento del empleo, pero hasta finales del año pasado este indicador se había deteriorado. Lo más probable es que tarde en recuperarse, porque el escenario para contratar mano de obra no ha cambiado por la incertidumbre electoral.

Por otro lado, las exportaciones sí han mejorado desde inicios de año, básicamente por la recuperación de los precios del petróleo. En el primer trimestre el barril de crudo ecuatoriano se duplicó respecto a igual período del año pasado, lo cual alivia las finanzas públicas pero no es suficiente. El Gobierno ha tenido que endeudarse para mantener la economía en movimiento. Esos recursos aumentan la liquidez en la economía y explica la mejoría en los depósitos y créditos de la banca. Pero eso no es sostenible y amenaza el crecimiento y la estabilidad económica.