Jorge Ribadeneira

La Shell ¿por qué se fue?

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
8 de September de 2013 02:47

¡Eureka! Ya sabemos por qué la poderosa empresa petrolera Shell se fue del Ecuador, en los años cuarenta, luego de fundar el club Aucas, ídolo de Quito. Hace una semana charlamos en esta columna con nuestros lectores y dejamos en pie una inquietud. ¿Por qué se marchó la Shell luego de explorar durante varios años en la zona del Yasuní? ¿Tal vez porque no encontró petróleo? ¿Cómo así? Y si halló el ansiado oro negro ¿por qué diablos se fue? Ahora, según es público y discutido, el gobierno del presidente Correa se dispone a explotar oro negro en esa zona y espera obtener, por lo menos, unos 18 mil millones de dólares para seguir con sus obras y para ganar fácilmente la consulta, si se llega a realizar.

En pos de salir de dudas acudimos a una buena fuente. Nada menos que a un ciudadano ecuatoriano que manejó en Viena la famosa OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo) durante casi cuatro años, desde 1978. René Ortiz sigue en tareas petrolíferas como consultor y tiene una respuesta muy fácil para la pregunta ¿por qué se fue la Shell? -Pues, se fue porque el petróleo que encontró tenía que vender muy barato. Apenas en un dólar con 50 centavos, como promedio. Y sacar el oro negro desde el Yasuní hasta el Océano Pacífico era una tarea muy dura, pasando por dos cordilleras, sin la tecnología y los oleoductos de hoy.

Ortiz, por cierto, sigue dedicado a los temas petrolíferos, ahora en calidad de consultor, y nos señala las fuentes para mejorar nuestros conocimientos sobre el preciado combustible que, de paso, se ha portado muy bien con el Jefe Rafael, tanto que se lo vende a más de 100 dólares.

Sí, señores, ahora sabemos que el petróleo era antaño muy barato -hasta 2 dólares, no más- y que las empresas que se encargaban del negocio realizaban maniobras para que el oro negro, también llamado oro del diablo, no subiera de precio. Tal vez los británicos y holandeses de la Shell creyeron que por esa época iba a mejorar el precio, lo que no sucedió.

Durante un lapso el petróleo siguió barato. Allá por 1970, la Texaco y la Gulf tuvieron algún informe o una corazonada y contrataron con el Ecuador la prospección. Lo cierto es que el general 'Bombita' -también conocido como Guillermo Rodríguez Lara- era el Jefe Supremo que -con el título de presidente- gobernaba al país en 1972, cuando fue saludado en las calles el primer barril ecuatoriano de la época, negociado apenas en 3 dólares. Con la suerte de que pronto se triplicaría el precio gracias a las presiones de la OPEP y seguiría trepando hasta llegar a los 100 dólares con Correa. El Jefe erró con la propuesta Yasuní y la rectificación le cuesta caro, pero los anunciados 118 mil millones aseguran el panorama económico hasta el 2017 aunque dejan preguntas para los siguientes años. ¿Y el Aucas? Sobreviviendo.