Vicente Albornoz Guarderas

Sacha-keynesianos

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 176
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 19

Los sacha-keynesianos son un tipo de economistas, oriundos del Ecuador, que se llenan la boca alabando al maestro John Maynard Keynes, para después hacen exactamente lo opuesto a lo que él recomendaba. Su nombre proviene del prefijo quichua ‘sacha’ (que significa ‘falso’ o ‘seudo’) y del término utilizado para definir a quienes se han adherido a las ideas del gran economista inglés.

Este subgrupo de economistas suele presentar las ideas de Keynes como el gran argumento para justificar un crecimiento sin límite del gasto público, lo cual refleja cuán mal leyeron las ideas originales del fundador de la macroeconomía moderna.
El maestro Keynes nunca argumentó a favor de un crecimiento infinito del gasto del gobierno. Lo único que dijo es que cuando una economía cae en una recesión, un aumento del gasto público puede ser una buena herramienta para reactivar la economía.

Keynes se dio cuenta que las economías no siempre trabajan a su máxima capacidad y que si algún momento se alejan de ese uso óptimo de los recursos (y no regresan por sí solas), un aumento de gasto del gobierno puede ser la herramienta idónea para se ubiquen en el tope de su capacidad productiva.

En realidad, uno podría creer que alaban a Keynes porque creen que es lo opuesto a algo que ellos detestan, el “neoliberalismo”, lo cual, nuevamente, es un reflejo de su limitado entendimiento de las ideas del economista inglés. Pero el resultado final es que nunca hacen lo que su supuesto ídolo dijo.

Porque don John Maynard nunca dijo que era una buena idea subir (menos aún disparar) el gasto público cuando una economía no está en recesión. Pero en el Ecuador (manejado desde el 2006 por sacha-keynesianos) el gasto público se disparó de 2006 a 2008 y de 2010 a 2014, justo cuando la economía sí estaba creciendo.

Y en 2009, cuando hubo dos trimestres recesivos, el gasto público cayó. Y si cayó en ese año es porque el Gobierno se quedó sin plata y porque nadie le prestaba dado que el 2008 había dejado de pagar su deuda.

Y este 2015, cuando es evidente la desaceleración de la economía y cuando todas las enseñanzas de Keynes dicen que lo ideal es subir el gasto, estos sacha-keynesianos lo recortan. Y lo hacen porque no hay otra opción, pues ya no tienen plata. Y si están chiros es porque nunca ahorraron pues estaban concentrados en aumentar el gasto cuando no había recesión. Y ahora que la recesión es algo inminente, no hay plata para aplicar (ahora que sí se la necesita) una buena política keynesiana de reactivación.

Y anuncian más ajustes al gasto cuando eso es lo menos indicado, sobre todo si se tiene una visión más keynesiana de la economía. Cuántas veces se les dijo que ahorren, que no se gasten todo, que no se endeuden, que no declaren la moratoria unilateral. Se les dijo muchas veces, pero nunca quisieron escuchar.

@VicenteAlbornoz