Alfredo Negrete

La revista y el diario Hoy

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 28
Triste 1
Indiferente 13
Sorprendido 3
Contento 0

Aunque no se puede hablar de casos paralelos, se asemejan las dos situaciones en su lucha y resistencia frente al poder político, incluso con un logo idéntico.

La revista chilena nació en plena dictadura -1976- bajo la conducción de un maestro del periodismo continental como fue Emilio Filippi que convocó a las más sobresalientes plumas en un momento de represión y censura implacables. Pero salieron adelante luego de clausuras y todo tipo de acosamiento. Su éxito editorial y de periodismo valiente trascendió las fronteras de la Estrella Solitaria y sus ejemplares semanales eran adquiridos con fervor y ansiedad en los puestos de ventas de las principales ciudades, inclusive por los ecuatorianos. La democracia y la libertad no reconocen fronteras.

El diario Hoy también nació en momentos de una intensa borrasca política y económica donde los rumores del golpe de Estado eran un lugar común. La crisis económica que entregó el gobierno militar expresada por el presidente Jaime Roldós en el acto de su posesión, “vamos a hacer andar un paralítico…” reflejó los graves desafíos que tuvo que enfrentar ese gobierno y el de Osvaldo Hurtado.

Súmese la crisis financiera por la quiebra mexicana, los costos del conflicto de Paquisha, el fenómeno de El Niño y la inestabilidad causada por la feroz oposición en el Parlamento. Un diario surgido en estas condiciones nació marcado por el debate y la confrontación.

Sus columnas de opinión y análisis llegaron a todo el país y fueron un gran aporte a la cultura, política y cívica del Ecuador de ese entonces. Pero faltaba el más duro reto que fue sobrevivir en el gobierno del presidente León Febres Cordero. La lucha fue incesante. Pero pasó el gobierno y la trinchera siguió abierta.

No hubo igual suerte a la hora de su cierre y liquidación empresarial aunque se puede alegar que no es una censura, el bloqueo de la publicidad oficial fue determinante. Se trata de un caso que viola principios constitucionales como la libertad de prensa y la igualdad ante la ley; máxime, que el costo de la publicidad oficial se la paga con un dinero que es de todos.

La revista chilena concluyó cuando había pasado la tormenta, pero diario Hoy sucumbe en medio de la borrasca. Ambos casos son un ejemplo de lo que se conoce como “El periodismo en tiempo de crisis”; sin embargo, es muy significativo -en el caso ecuatoriano- el hecho de que los actores políticos se mantengan presas de una cautela que parece miedo; de esta manera, se expone a los medios independientes a una soledad valiente para sortear el ostracismo en tierra propia de los otros.

El periodismo no tiene códigos secretos, pero sí reservas naturales entre las que se destaca la supervivencia en tiempos amenazantes. Es difícil que en Chile se repita la edición de la revista Hoy, pero el caso del Ecuador es diferente, pues parece que el periodismo sin tapujos tiene mucho del ave Fénix.