Pedro Maldonado

El reto del ministro Alvarado y la inversión extranjera

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 12
Triste 2
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 29

El ministro coordinador de la Producción, Vinicio Alvarado, asume su nueva función en uno de los momentos económicos más complicados para el actual Régimen.

A los ‘shock’ externos, como la caída de los precios del crudo y de otras materias primas, así como la revalorización del dólar o las devaluaciones de las monedas vecinas, se suman otros retos o desafíos.

Uno de ellos es recuperar los niveles de inversión extranjera directa que recibe el Ecuador. Según cifras del Banco Central del Ecuador, en los primeros seis meses de este año, la inversión extranjera directa que llegó al país fue de USD 251 millones; la cifra es menor a los 298 millones y a los 400 millones que se registraron en el mismo período del 2014 y 2013, en su orden.
Los defensores del Régimen quizá argumentan que la disminución de la llegada de recursos no solo aqueja a Ecuador.

Y tienen razón: la Cepal informó la semana pasada que la inversión extranjera directa en América Latina cayó 21% en el primer semestre del año en curso, frente al mismo período del 2014.

Pero lo que ocurra a escala regional no viene al caso en este análisis. Lo que sí importa son las políticas que adoptará e implementará el nuevo Ministro de la Producción, teniendo en cuenta, sobre todo, que su predecesora era considerada un punto de contacto vital entre el Gobierno y los empresarios.

Otro desafío para Alvarado está en el proyecto de ley de alianzas público-privadas, cuyo debate empieza estos días en la Asamblea Nacional. Ese cuerpo legal puede convertirse en una herramienta para afrontar la actual coyuntura económica si se la maneja con sentido de oportunidad.

Entonces, las señales que envíe Vinicio Alvarado serán cruciales para entender el futuro de la inversión que llegue -o que se espera que arribe- al Ecuador. Un mensaje que garantice apertura para la inversión con estabilidad jurídica, sin duda, abriría una esperanza para que las cifras de la inversión extranjera, por ejemplo, mejoren.