Vicente Albornoz Guarderas

La Reserva Internacional

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 4
Contento 5
30 de March de 2014 00:01

¿De qué sirven las reservas internacionales de un banco central en un país dolarizado? Pues sirven bastante, al menos en un país que se dolarizó de la manera como la hizo el Ecuador.

La Reserva Internacional de Libre Disponibilidad, RILD, es la definición usada desde la vigencia de la Ley Trole (la que nos dolarizó) y, en pocas palabras, está compuesta por los billetes dólares que el Banco Central tiene en sus bóvedas, sus reservas de oro y los depósitos que están en el exterior y que, adicionalmente, pueden ser girados sin restricciones. Son, por lo tanto, los dólares de los que el Banco Central, BCE, podría disponer libremente en caso de necesitarlos.

Actualmente, la RILD sirve para respaldar tres cosas: las monedas emitidas por el BCE, el encaje bancario y la plata del sector público que está depositada en el BCE. Veamos lo principal.

Primero: el BCE emite monedas que tienen un cierto valor en dólares. Pues por ley, por cada dos monedas de 50 centavos que emita, deberá tener un dólar en su reserva internacional. Eso convierte a la actual emisión en monedas en la emisión más sana que el país ha tenido en décadas, pues siempre ha estado respaldada (en su totalidad) por billetes dólares, oro o depósitos del BCE en el extranjero, es decir, ha estado respaldada por RILD y por eso nadie rechaza las monedas ecuatorianas, el menos dentro del país.

Segundo: cuando un banco comercial capta dinero del público, está obligado a colocar una parte de ese dinero en el Banco Central. Eso se conoce como el "encaje" y no es otra cosa que los depósitos de los bancos en el BCE. El encaje es clave para controlar la liquidez del sistema y para que exista una reserva a la que los bancos puedan recurrir.

También el encaje está respaldado en su totalidad por RILD (por ley) y así ha estado desde el año 2000. Eso ha ayudado a crear un ambiente de confianza hacia los bancos que, pase lo que pase, en el momento de una urgencia pueden recurrir a su encaje que el Central lo tiene en billetes, oro o depósitos afuera. De esa manera, el encaje se vuelve en algo muy confiable que, a su vez, contagia de esa confianza al sistema bancario y a los depositantes.

Al 21 de marzo, la RILD era de USD 4 360 millones y eso alcanzaba sin problemas para respaldar los USD 90 millones de monedas emitidas y los 3 350 millones de encaje. Es más, con esa reserva hasta sobraban unos 920 millones para atender los depósitos del sector público en el BCE.

El sistema de respaldar el encaje bancario con RILD ha funcionado por más de 14 años porque da seguridad y genera confianza en el sistema financiero y todo eso se basa en que sigan existiendo suficientes reservas para cumplir ese cometido. Por todo esto, las reservas internacionales del BCE son muy importantes y merecen que se las siga cuidando.