Jorge Ribadeneira

Réplicas, tributos:
mala temporada

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 5
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 25

Pésima temporada. Nuestro querido Ecuador no solo vive una mala época de vacas muy flacas sino que de pronto hasta tembló la tierra.

Y no solamente nos cayó el terremoto de Manabí -y parte de Esmeraldas- sino que los sismos celebraron su primer mes con dos réplicas. Todo lo cual se sintió en Quito, por cierto, pero con menor dimensión, sin que falten los sustos y las expectativas. 


Realmente lo que sucedió en la zona costeña el 16 de abril fue grave y trágico. La reconstrucción es un gran desafío y va a durar varios años, demandando muchos dólares y dolores del Gobierno y del sector privado. No olvidemos que coincide con una etapa electoral, con todo lo bueno, lo malo y, por supuesto, lo feo que eso significa.


Termina la semana que fue alterada por las dos réplicas en un solo día. Fue el miércoles 18 que nos despertó a las 02:58 con un temblor de 6.8 grados que se hizo sentir en casi todo el Ecuador y que, lamentablemente tuvo otra vez por epicentro a Manabí. Igual que la segunda réplica que se presentó a las 11:56 -es decir, casi al mediodía- con igual potencia que la primera y con similares sustos. 


Con la circunstancia de que golpeó duramente a Esmeraldas, para que se acuerden de esa provincia y ciudad. Bastante más de un millar de réplicas se han registrado y faltan otras -qué iras- para completar el ciclo. Vamos a tener que aprender un poco más de sismología pero nos parece triste y amargo que nuestro querido y muy simpático Ecuador tenga una historia tan nutrida y antipática sobre ese feo tema.


El último terremoto y sus réplicas llegan en muy mala hora. Nada menos que cuando bajó el precio del petróleo y se apreció el dólar. Además, según insisten los opositores, cuando se sentían los efectos del alto gasto público y de la poca simpatía por el ahorro.

Todo se sumó y quedó atrás la época de las vacas gordas, durante cuyo transcurso se realizaron, por cierto, gratas obras, algunas de las cuales ahora están de venta para pagar las deudas y atender los requerimientos del plan de reconstrucción.


Luego del terremoto y las super réplicas, la Asamblea aprobó la Ley de Solidaridad y Corresponsabilidad Ciudadana y resultó que en menos de dos meses se aprobaron dos reformas tributarias y, según los chismosos, suman ya 14 en la presente administración. Los empresarios reiteran que la aplicación de más impuestos afectará la liquidez de sus negocios, lo cual repercutirá en una mayor pérdida de empleos, algo que no conviene al país. 


El Gobierno reitera sus necesidades, destacando el duro golpe que ha significado la falta de un ingreso tan importante como el proveniente del oro negro, el más importante del presupuesto.


También se hace notar que el incremento del IVA del 12 al 14% -que entrará en vigencia el próximo 1 de junio- solo durará un año. Los curiosos preguntan si el próximo Presidente de la República, que asumirá el 24 de mayo, bajará el IVA al 12%, el 1 de junio del 2017. ¿Sí o no?