Santiago Estrella

El ‘histeriqueo’ político

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 83
Triste 1
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 30

Los argentinos recurren a la expresión ‘histeriqueo’ cuando algo no está del todo claro. La palabra remite inicialmente a un comportamiento erótico: hombres y mujeres que se debaten entre el sí y el no en sus aproximaciones. El histérico dice más o menos lo siguiente: “Sí... No.... Bueno, ya.... No, mejor no”. El receptor de esas palabras queda obviamente desconcertado y pareciera que la mejor opción sería retirarse hasta una próxima y más clara oportunidad.

¿Puede haber un ‘histeriqueo’ político? Ese sí-no intermitente ha sido una constante cuando un gobierno se siente presionado por la movilización social. Modificarla, para algunos, responde a la sensibilidad de los políticos para admitir un error y se lo aplaude. Para otros, en cambio, es una muestra de debilidad y se le añade a su apellido el sustantivo “rectificadora”, como si fuera un mecánico.

Pero el desconcierto de quien recibe estos mensajes se termina pareciendo al otro. No se sabe qué mismo pasa, cuál es la verdad que tanto problema nos trae. Y ese es el caso de las enmiendas, sobre todo el de la reelección.

El miércoles 29 de julio, durante la entrevista que dio el presidente Correa a tres periodistas extranjeros, dijo nuevamente que no está definido si se lanza o no a la reelección para un tercer período. Pero también ha dicho anteriormente que lo aceptaría si el proyecto y el movimiento político así lo requirieran porque la restauración conservadora acecha y que no es justo que se le quite el derecho a un ciudadano a ser candidato. Aunque en el 2007 calificó de absurda la reelección indefinida y que la democracia implica alternancia.

Por otra parte, la Presidenta de la Asamblea dice que no hay intereses personalistas, pero la idea nació de Fabián Solano cuando AP perdió en las principales ciudades del país. “Dar paso a una nueva candidatura” de Correa, dijo. Y en los mítines de AP, el grito casi unánime es “reelección”.

O sea: ¿quiere o no quiere ser Presidente otra vez? Lo único real que se tiene en firme es ese “Sí... No.... Bueno, ya.... Pero mejor, no”, que deja desconcertados a unos cuantos.