Jorge G. León Trujillo

Reelección indefinida, ¿para qué?

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 0
17 de March de 2014 00:03

La reelección indefinida requiere real debate, no en función de a quién le conviene, sino tratar el para qué y situarlo en el país.

Ecuador entre sus grandes problemas políticos, tiene dos decisivos, la inestabilidad y el "personalismo" que destruyen sus esfuerzos para revolver sus graves problemas sociales. Ecuador requiere estabilidad y continuidad en las acciones que emprende. Empero el personalismo en la política, ese afán de un político de considerarse ya Presidente, sin importarle las organizaciones y de verse dueño del poder como cosa propia, no como institución a respetar, gracias a la inestabilidad, termina haciéndose del poder, pero a la postre crea mayor inestabilidad.

Los caudillos que se hacen salvadores de todos, concentran poder, hacen a su partido funcional a ello, crean el vacío a su alrededor, no hay relevos, los desplazan de su medio. La sociedad pierde vitalidad, pues se vuelve a la expectativa de la redención del salvador, está a la espera de lo que arriba se decide, pierde capacidad de autonomía de asumir sus problemas y de promover soluciones. Los partidos se deshacen sometidos al peso caudillista. Más personalismo, menos partidos, menos instituciones, menos relevos políticos.

Cuando el caudillo cae, deja un vacío político, pues los partidos ya quedaron reducidos, todo estuvo centrado en él, raquítica oposición. El vacío se hace, toma más de una generación reconstruir sociedad, partidos, ideas, definiciones políticas y motivación ciudadana para la cosa pública. Entre tiempo es la inestabilidad, la incapacidad de definirse, la disputa primaria por ganar el poder, son efectos de la desinstitucionalización. Así, ese redentor que concentró poder y quiso hacer el bien termina siendo la peor solución. Concentrará a todos contra él lo que lleva a la debacle, cuando él cae, todo cae, se busca acabar con lo que hizo y volver a refundar todo, es decir crea la peor inestabilidad.

Conviene, por lo mismo, garantizar estabilidad y continuidad en las acciones de Gobierno, pero también contrarrestar el personalismo y favorecer la institucionalización. Es por ello necesario permitir la reelección por una sola vez para todos los puestos de elección popular. Dos períodos bastan para realizar una acción positiva y si es necesaria la continuidad debe hacerlo el partido, aunque él tenga éxito. Sin rotación no se puede crear sistema de partidos.

Ecuador debe ir paso a paso resolviendo los problemas, no puede permitirse el regreso del caudillismo político y de redentores que se eternizan en el poder matando la indispensable competencia y rotación política dentro de su partido y en la sociedad. La rotación es más sana aún a riesgo de la inestabilidad circunstancial.

La reelección indefinida, a cualquier puesto, no ayuda a la institucionalización de partidos. Se requiere un equilibrio entre continuidad y construcción de partidos.