Enrique Ayala Mora

Rebeldes julianos

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
18 de January de 2013 00:01

La “Revolución Juliana” sigue siendo un tema de estudio y debate de la historia del Ecuador. Los textos de historia general hacen referencia a ella. Hay estudios especializados, escritos a pocos años del proceso o recientes, con interesantes perspectivas. Unas pocas investigaciones sobre militares hacen referencia al suceso. Se han escrito varias biografías sobre protagonistas de esa etapa. Pero sobre todo cuando se trata de caracterizar a la “revolución”, hay aún debates agitados.

Para algunos, el golpe de Estado d e 1925 y los acontecimientos que lo siguieron no fueron una “revolución”, sino un mero salto de modernización estatal. Para otros, sí fue una transformación profunda del país. Hay escritos en que se la caracteriza como un acto “militarista” más en nuestra vida nacional, aunque en este caso, se reconoce que fue un hecho colectivo. No ha faltado quien, desde el cuarto oscuro del regionalismo, no ha visto en ella, sino un perverso intento de acabar con Guayaquil y sus instituciones.

Hay buenos trabajos sobre el tema, que han caracterizado al “movimiento juliano” como una irrupción de militares progresistas que echó abajo a la plutocracia y llevó adelante cambios que incorporaron al espacio público algunos elementos de corte social, especialmente orientados por una clase media en crecimiento. Pero casi no se ha trabajado sobre el pensamiento de esos militares jóvenes, sobre sus avances y limitaciones. Inclusive, se conoce muy poco la vida y hechos de algunos de ellos, sin duda referentes políticos importantes de ese proceso.

Un libro de reciente publicación y que obtuvo una mención de honor municipal, tiene como objeto cubrir ese vacío: Jaime Breilh y Fanny Herrera, “El proceso juliano, pensamiento, utopía y militares solidarios” (Quito, Universidad Andina Simón Bolívar Sede Ecuador, Corporación Editora Nacional, 2012). La obra pretende insertar el pensamiento juliano en la historia de las ideas del Ecuador; establecer el carácter revolucionario del hecho, y rescatar a Luis Telmo Paz y Miño, uno de los líderes del movimiento juliano, destacado militar, geógrafo, historiador e innovador de nuestro pensamiento.

Otra obra, que resulta complementaria con la mencionada es: “Revolución Juliana y salud colectiva” (Quito, Universidad Andina Simón Bolívar Sede Ecuador, Corporación Editora Nacional, 2012). El libro obtuvo el premio Tobar a la mejor publicación de Ciencias Sociales del año y es producto del trabajo del Taller de Historia de la Medicina que coordina Germán Rodas. La obra enfrenta un tema poco tratado en el país y lo hace combinando las perspectivas de la Historia Social y los aportes de los estudios sobre salud pública. Ofrece una visión de un momento conflictivo y determinante en nuestra historia, con la elevación de la lucha de masas.