Miguel Rivadeneira

Raras y peligrosas coincidencias

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 114
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 5

La decisión de la Fiscalía General de investigar el contenido de una video difundido públicamente sobre el presunto entrenamiento de civiles a cargo de militares para enfrentar manifestaciones callejeras que protagonicen opositores (no va a ser para reprimir a las concentraciones de respaldo al oficialismo), entre otras acciones, resulta acertada para desvirtuar cualquier hecho al margen de la Constitución, leyes y códigos. Sería grave que se preparen grupos para la represión y profundizar la confrontación entre ecuatorianos. Las tareas de seguridad están encomendadas por mandato constitucional y legal a la Policía y complementariamente a las FF.AA.

Mientras se hacen las indagaciones, es pertinente recordar algunos hechos en el país en donde se sufre de amnesia, de los planes, estrategias y propuestas oficiales que llevan a raras y peligrosas coincidencias que sería bueno que se despejen y aclaren y no se trate de ocultar, como muchos sucesos han ocurrido, sin la oportuna intervención de los organismos de control e investigación.

El Código Integral Penal, art. 349, al referirse a grupos subversivos, señala que la persona que promueva, dirija o participe en organizaciones armadas, comandos, grupos de combate, grupos o células terroristas, destinadas a subvertir el orden público, sustituir las FF.AA. y la Policía Nacional, atacarlas o interferir su normal desempeño, será sancionada con pena privativa de libertad de cinco a siete años. El art. 350, relativo a instrucción militar ilegal, expresa que la persona que imparta o reciba instrucción militar sin permiso de la autoridad competente será sancionada con pena privativa de libertad de seis meses a dos años.

El Ejecutivo presentó a la Asamblea hace cerca de cinco años el proyecto de Código Orgánico de Entidades de Seguridad Ciudadana, que propone la creación de un servicio civil de investigación de la infracción y un servicio civil de protección pública. Servicio civil armado y controlado por el régimen. A este sistema deben estar sujetas las FF.AA. y la Policía. Señala que se privilegiará la interacción de la ciudadanía con la gestión de la Policía y estos servicios. ¿Cuál ciudadanía, la vinculada al oficialismo, que en su totalidad tiene copados los órganos de participación?

Existen experiencias de estas fuerzas de choque y de defensa de gobiernos denominados de izquierda a los que admira el actual régimen. El caso de Cuba y luego en Venezuela en donde se establecieron los comités de defensa de la revolución castrista y bolivariana. Acá también se habló del fortalecimiento de los comités de defensa de la revolución ciudadana. A esto se suma la donación de armamento chino, entre ellos fusiles AK47, que fuera destacado por quien ha estado en el fortalecimiento de aquellos comités de defensa de la revolución y luego al frente de la secretaría de Estado.

mrivadeneira@elcomercio.or