Walter Spurrier

El rap de Julián

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
3 de September de 2013 00:03

La semana pasada Julián Assange cantó y bailó rap dentro de un programa satírico en la TV australiana, parte de su campaña electoral en las elecciones parlamentarias de su país.

El video fue filmado íntegramente en su oficina, ubicada en la calle Hans Crescent del barrio londinense de Knightsbridge, que comparte con la Embajada del Ecuador ante el Reino Unido. Es esa vinculación la que impide que lo capture la Policía británica. Recientemente Assange cumplió su segundo cumpleaños consecutivo en Hans Crescent.

Desconozco si la grabación fue diurna, en cuyo caso qué efecto tuvo para el desempeño normal de la Embajada; o nocturna, y entonces qué precauciones se tomaron ante la presencia de tanto extranjero desconocido en el precinto de la hoy compartida sede diplomática.

La oficina de Hans Crescent sirve de centro de operaciones para la campaña del partido Wikileaks en Australia y las frecuentes entrevistas de Assange con medios internacionales. Desde la misma Assange dirigió el operativo para el escape de Snowden de Hong Kong a Moscú, para lo cual contó con la cooperación de un funcionario de la Embajada, que emitió el salvoconducto que le permitió a Snowden decolar rumbo a Sheremetyevo.

La presencia de Assange no se circunscribe a su oficina. Utiliza el balcón para sus manifiestos políticos. Al corresponsal del medio australiano News Limited Network Assange le contó que duerme en diferentes cuartos de la sede diplomática, más recientemente en el baño de damas, convertido para satisfacer sus necesidades, puesto que de noche hay mucha bulla en su oficina por el ingreso de mercadería a la vecina tienda de lujo Harrods.

El corresponsal, que filmó una entrevista de 10 minutos, en una nota de agosto 3 concluye que la Embajada en Londres "Hoy en día más parece la matriz de Wikileaks que una sede diplomática, y su personal tiene control absoluto de la pequeña sede".

Esta semana será de malas noticias para el prófugo favorito de nuestras autoridades.

El jueves 5, el Festival de Cine de Toronto abre con la película 'El Quinto Poder' (mi traducción) sobre Wikileaks, filme que Assange denuncia como una cadena de mentiras.

El sábado 7 serán las elecciones en Australia. Para tener derecho a ocupar escaños, un partido debe alcanzar 17% del voto y expresar de antemano a qué partido endosa su votación si no supera ese umbral. Los dos más prominentes candidatos del partido Wikileaks renunciaron en protesta porque en algunos estados el partido endosó los votos a partidos de extrema derecha. Observadores pronostican una contundente derrota de Assange.

Preocupa cómo "El Quinto Poder" presentará el papel que desempeña nuestro país en la saga de Assange. Y me pregunto ¿hasta cuándo durará este vergonzoso capítulo de nuestra diplomacia?