León Roldós

'Rafael nunca olvida...'

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
26 de June de 2013 00:03

A los pocos días de que Correa se posesionó de presidente, enero del 2007, un exprofesor suyo del Colegio San José de Guayaquil, me comentó que había participado de una reunión con él y que emocionado se acercó a saludar a su alumno de años atrás. Su sorpresa fue la reacción: Correa le reprochó alguna observación que había recibido del profesor -y que para Correa había sido injusta-, que aquél ni la recordaba. Su comentario fue "Rafael nunca olvida". Quizás habría que agregar "...ni perdona".

En 1985, Febres Cordero cuestionado por el violentismo desde el poder quiso forzar la censura sobre los medios de comunicación y se montó en la crítica a aquéllos, en cuanto a la difusión sobre hechos delictivos, proponiendo sanciones para "actos contrarios a la moral" y la creación, para el efecto, de un Comité Regulador de la prensa. A la época, Rafael Correa, dirigente estudiantil, de algo más de 20 años de edad, se pronunció sobre lo propuesto por Febres Cordero y textualmente calificó que desde los medios se vivía un "cotidiano atentado contra la moral, la cultura y hasta la salud de nuestro pueblo, amparándose -los medios- en una malentendida libertad de expresión". Y acusó entonces la "tremenda campaña publicitaria que han desatado los medios para, confundiendo al país, defender sus propios intereses". -El Universo, 26 de julio de 1985-. ¿Defensa del presidente Febres Cordero?, No, otras circunstancias lo motivaban a aquello. Veintiocho años después impone su Ley de Comunicación.

El 30-S de 2010 no fue solo un movimiento de policías rasos, tampoco creo que preprogramado por dirigencias políticas, ni por mando militar o policial. Fueron chispas y explosiones que se multiplicaban y su principal estallido -llegándose a la agresión física- fue en el Regimiento Quito por la visita del Presidente.

El mando y la oficialidad militar medió en la mañana con el entonces ministro Ponce, por eso -en su momento- no se persiguió penalmente a miembros de las Fuerzas Armadas. El mismo mando hasta el medio día usaba frases de respaldo al Gobierno, pero se refería a las preocupaciones de la Ley de Servicio Público que había motivado la reacción del personal uniformado. Lo de la noche del 30-S ya lo sabemos. Recién semanas atrás se inició el proceso penal de personal militar. El Presidente viene cuestionando "privilegios" de la oficialidad de las FF.AA. Lo del sábado 22 de junio de 2013 fue expresivo, al relatar una visita suya a un reparto naval: "La mejor manera de enterarse de las cosas es desayunar con la tropa, pero ir de improviso, caso contrario organizan bufé.

Hay jerarquización en la Marina, así se perpetúan las clases sociales. Unos comen en plato de metal y otros en plato de loza…". ¡Qué severa -y ética- critica al Mando Naval!