2 de January de 2011 00:00

¿Cuál Quito...?

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Juan Cuvi

El problema de la movilidad en Quito ha obligado a los actores políticos, sociales, técnicos y académicos a un debate mucho más integral sobre la ciudad' o, mejor dicho, sobre las distintas ciudades en que se ha convertido esta urbe. Así se evidencian los diferentes imaginarios que nos identifican como conglomerado social, y que hace rato dejó de ser la tradicional imagen de quiteñidad que, con esfuerzo y dificultad, construimos durante tanto tiempo. Tal como lo admite el alcalde Barrera en una entrevista reciente, no sin cierto dejo de nostalgia, esa quiteñidad comarcana armada a partir de la juntura armónica de barrios, donde todos nos conocíamos, es hoy un imposible.

En estas circunstancias, para que la consigna de la actual administración no quede reducida a un vacío eslogan de campaña, toca preguntarnos ¿cuál es la ciudad que queremos y cuál, realmente, la que podemos? ¿Es el Quito de las élites que llevan un siglo de permanente huida, hasta terminar en las urbanizaciones amuralladas de Cumbayá, o el de la vana persecución de las clases medias, que han ocupado los espacios abandonados por esas élites pero en condiciones menos favorables y elegantes? ¿Es el Quito de quienes aspiramos a una movilidad colectiva segura, eficiente y ambientalmente garantizada, o es el espacio de quienes no tienen inconveniente en padecer contaminación y trancones con tal de movilizarse en auto propio? ¿El Quito de las poblaciones de los extremos geográficos, que ignoran por completo que existen otras ciudades detrás del Panecillo? ¿Es el Quito de los jóvenes del sur que jamás han pisado Tumbaco, el de los jóvenes del norte que jamás han querido pisar Solanda, o el de los niños de los barios marginales que no tienen ni la necesidad ni la oportunidad de conocer la Plaza Grande? ¿Es el territorio de los choferes profesionales y de los concesionarios de vehículos, o el de los ciclistas y ecologistas?

El discurso de la participación ciudadana aún adolece de una grave falta de correspondencia con la representatividad política en el Cabildo. El sistema electoral sigue concentrando la representación en determinadas zonas de la ciudad. La diversidad de visiones, indispensable para dirimir democráticamente los diferentes imaginarios colectivos y definir la ciudad posible, queda como mero enunciado. ¿Cómo lograr acuerdos si en el Cabildo no están representados los principales Quitos que conforman el Distrito Metropolitano? La representación electoral por distritos es una asignatura pendiente del actual proceso político, que está conspirando inclusive contra las propias administraciones locales de quienes, hoy como autoridades elegidas, la propugnaron con tanto empeño cuando fungían de simples ciudadanos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)