Richard Cortez

El 2016...

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 3
Indiferente 4
Sorprendido 1
Contento 14

El gran año que se augura para la ciudad en el 2016 se basa en obras de movilidad:el inicio de la construcción del Metro y los Quitocables. El primero, con altos y bajos, iniciado desde la anterior administración y, el segundo, una apuesta de la actual. A estos dos proyectos se suma la construcción, en su totalidad, del intercambiador de Carapungo (a la espera de saber qué pasará con la prolongación de la av. Simón Bolívar) y del intercambiador de la av. Eloy Alfaro y De los Granados.

Estas cuatro obras viales serán visibles para los quiteños, como lo será el estado que tendrán las calles y avenidas de aquí a 12 meses. Si se trata de hacer grande al próximo año, se incluirá un programa de mantenimiento vial integral, más que necesario para la ciudad y el Distrito; avenidas como De la Prensa, Eloy Alfaro, De los Shyris, Mariscal Sucre, Vaca de Castro, Diego de Vásquez y otras están en franco proceso de deterioro y en pocas semanas, en el nuevo año, lo estarán más.

El bacheo y la simple intervención por tramos son soluciones que, llegará un momento, serán insuficientes ante el estado de las calzadas. Pero la viabilidad no es todo en la gestión municipal. Poco se conoce de lo que en el próximo gran año será la gestión municipal en planificación y crecimiento urbano.

Grandes interrogantes se centran sobre el parque Bicentenario, que van más allá de la construcción del centro de convenciones. Se trata de una zona cuya influencia trepa hacia las faldas del Pichincha, llega a Carcelén (al norte) y a la González Suárez (al sur); es decir, una buena porción de la ciudad.

El gran año incluirá, sin duda, el verdadero ordenamiento del sistema de transporte: con subsidio o no, el servicio no ha tenido mejoras. Correteos o párate donde quieras son parte del día a día del quiteño. Solo hay que bajar hasta La Marín, cuatro cuadras, para ver esta realidad. Otra ‘papa caliente’ estará en el sinceramiento de los predios. Hay cifras que deben actualizarse en pisos, metros cuadrados de construcción y, por supuesto, el valor del Impuesto Predial... Un tema difícil.