Miguel Macías

Proceso coactivo

valore
Descrición
Indignado 9
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 11
Contento 4
8 de December de 2011 00:01

Hasta antes del 24 de noviembre del 2011, en que entró en vigencia la “Ley de Fomento Ambiental y Optimización de los ingresos del Estado”, en los procesos coactivos –los cuales tienen por objeto el cobro rápido de lo que se le adeuda al Estado y a sus instituciones- que se inician con la orden de cobro de la autoridad competente, para lo cual basta que la deuda sea líquida, determinada y de plazo vencido, cuando lo hubiere, luego de que el recaudador le ordenará al deudor o fiador que pague o que dimita bienes dentro de tres días de notificada la resolución, y de apercibírselo que de no hacerlo se embargarían bienes equivalentes a la deuda, intereses y costas, si el demandado se excepcionaba alegando la falsedad del título emitido o la prescripción del mismo, este no tenía que consignar valor alguno para evitar el remate de sus bienes, pero a partir de la indicada fecha, “para que el trámite de las excepciones suspenda la ejecución coactiva, será necesaria la consignación de la cantidad a que asciende la deuda, sus intereses y costas, aun en el caso de que dichas excepciones propuestas versaren sobre notificación de documentos o sobre prescripción de la acción”.

Lo que es peor, para el cobro de las acreencias del Estado, se establece que en las demandas o juicios de excepciones presentados con anterioridad a la vigencia de esta reforma, se da un plazo improrrogable de diez días para que los deudores, sus herederos, fiadores o más obligados, cumplan con consignar el valor correspondiente, sin que en ningún caso, esta disposición sea motivo para declarar nulidad procesal, presentar recurso o acción alguna.

Cumplido este plazo, sin que se hubiere efectuado la consignación, se les otorga a los Jueces que conocen del juicio, el término de 24 horas improrrogables para ordenar la conclusión y archivo del proceso.

El juez que no cumpliere con esta perentoria orden será inmediatamente destituido de sus funciones. Esa disposición atenta contra el principio universal de la no retroactividad de la Ley (la ley no dispone sino para lo venidero: no tiene efecto retroactivo), y se aplica también en el campo tributario, donde no había que invocar la prescripción, pues esta era de pleno derecho (ahora pueden iniciarse juicios coactivos contra obligaciones prescritas), pero para evitar que se rematen los bienes, actualmente es necesario consignar el valor correspondiente a la deuda, intereses y costas.

Ejemplo: Si usted hace meses planteó un juicio de excepciones en un procedimiento coactivo tributario para evitar el cobro de 4 millones de dólares, para lo cual no tuvo que consignar valor alguno, ahora tiene que consignar esos 4 millones de dólares en el plazo de diez días, caso contrario el juicio se declara concluido y archivado, y si el Juez no lo ordena así, es destituido sin más trámites. ¿Le parece esto justo?