Carlos Rojas

Los tres problemas de Correa

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 24
Triste 34
Indiferente 4
Sorprendido 5
Contento 287

Análisis Político

Como no le había ocurrido en sus casi nueve años de gobierno, el presidente Rafael Correa afronta ahora tres problemas complejos. A la creciente crispación política se suman el grave deterioro de la economía y la amenaza de dos fenómenos naturales que, dependiendo de su fuerza, pudieran resultar devastadores para el país.

Correa no tiene mucho tiempo; debe actuar de inmediato y con una buena dosis de madurez. La economía y las amenazas del Cotopaxi y del fenómeno de El Niño no se pueden desactivar; en cambio, la variable política es más fácil controlarla.

Para ello, deberá apagar el principal foco de la crispación: las enmiendas. La gestión política del gobierno denota agotamiento y sus respuestas a las otras crisis -sobre todo la económica- generan muchas dudas. Quizás sea el momento de que los otros políticos, los de oposición y los de Alianza País, hablen del futuro sin el dogal de la reelección indefinida. Y que el resto de instituciones, CNE, cortes, medios oficialistas... tracen, con un poco más de independencia, la ruta poscorreísta.

Sin tener que pensar en la próxima campaña electoral, Correa será libre de tomar las medidas duras, pragmáticas y desideologizadas que la grave situación económica requiere para no entrar en la recesión.

Los empresarios, inversores y ciudadanos necesitan un presidente que garantice confianza y que sus señales de apertura sean sobre la base de consensos mínimos como defender la dolarización a toda costa, sin añorar las tristes devaluaciones del pasado.

Finalmente, están las amenazas de la naturaleza. Ojalá el país no llegue a necesitar el ahorro fiscal que el Régimen siempre subestimó. Es verdad que el Presidente ha invertido en infraestructura y mucha de ella ha sido para mitigar estos embates. Pero controlando todo: la gestión de riesgos, el aporte técnico del Geofísico, la censura informativa... no se va a enfrentar la crisis de mejor manera.

Es momento de que Correa permita que el resto de instituciones y la sociedad en general hagan su trabajo con mayor libertad.