Juan E. Guarderas

Los príncipes verdes

valore
Descrición
Indignado 15
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 75

Los daños generados por la consabida “Década ganada” son tan profundos y diversos, que ni siquiera estamos en capacidad de identificar todavía todos retrocesos que sufrió nuestro país. Años pasarán hasta que podamos conocer todos los casos de descarada corrupción (si es que tenemos la maravillosa suerte de que ese día llegue, yo no lo creo), mucho más tiempo procesarlos y sancionarlos como lo requeriría la democracia y la justicia. Las rupturas institucionales han sido tantas, y nos hemos acostumbrado tanto a ellas, que hasta que caigamos en cuenta de estos absurdos faltará mucho para que recuperemos lo perdido.

Uno de los más hondos daños que el Ecuador sufrió con el correato fue la apropiación del país por la clase gobernadora. El protagonista de la vida nacional no era ya el pueblo ecuatoriano sino quienes ostentaban el poder. El Estado y sus instituciones ya no estaban al servicio del Ecuador o de su gente, sino que eran propiedad de los funcionarios que los capitaneaban. Dueños del país, verdaderos príncipes, elevadísimos, intocables, blindados por el aparato público. Y, lo más grave es que los ciudadanos se habituaron a ello, como si fuese normal.

Uno de los mejores ejemplos lo vemos estos días. Nuestra Constitución dice en el artículo 149 “La Vicepresidenta o Vicepresidente de la República, cuando no reemplace a la Presidenta o Presidente de la República, ejercerá las funciones que ésta o éste le asigne.” Pues a través de su Decreto Ejecutivo 100 el Presidente retiró todas las funciones que había dado a Jorge Glas. Es decir, en este momento la Vicepresidencia no tiene a su cargo ninguna función, cero, nada.

Si se aplica la ley, los funcionarios de la Vicepresidencia no deberían estar empleándose en nada. Eso implica no emplearse en promover la inocencia de Glas. Pero es lo que están haciendo, en redes sociales – por ejemplo – las cuentas oficiales de esta institución campean intensamente a favor de ese personaje. ¿En qué norma, en qué ley dice que si el Presidente no asigna funciones a la Vicepresidencia esta puede impulsar la figura de esa persona?

¿A cuenta de qué Jorge Glas tiene una plataforma gubernamental al servicio de su inocencia personal? Si la Vicepresidencia no tiene funciones, ¿por qué las ruedas de prensa sobre los problemas jurídicos, penales, propios de este señor tienen que llevarse a cabo en esta institución?

Yo les voy a decir el porqué, no es una ley que lo permita,¡nooo! Es porque en este país hay príncipes verdes que son dueños de las instituciones públicas. Porque en esta no-democracia no todos los ciudadanos son iguales, unos se creen monarcas y cuentan con 211 empleados a su servicio personal. Pero lo más doloroso es que a los ciudadanos esto les parezca normal.