Jonathan Rozen

Prevención de conflictos en punto ciego de la ONU

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

INTERPRESS SERVICE

Ante la falta de buenas respuestas a los conflictos y de soluciones para las millones de personas obligadas a abandonar sus países, un grupo de diplomáticos busca promover un “cambio de mentalidad” dentro la ONU para, antes que nada, evitar las crisis.

“Parte del desafío es la forma en que caracterizamos el trabajo de la ONU, como una de las primeras en responder, como bombero, como una organización que aparece cuando las cosas se caen a pedazos”, explicó Macharia Kamau, representante permanente de Kenia en la sede de la Organización de la ONU en Nueva York.

Para cambiar las cosas, un grupo de diplomáticos y funcionarios del foro mundial busca reforzar el Fondo para la Consolidación de la Paz, que cuenta con unos USD 100 millones al año, muy poco, incluso para intervenciones puntuales tendientes a evitar crisis a largo plazo. “Los conflictos llevan al sistema de la ONU al límite”, observó el secretario general Ban Ki-moon. “Sin el Fondo para la Consolidación de la Paz, nos veremos obligados a ser testigos de la pérdida evitable de innumerables vidas”, alertó.

En la conferencia de donantes organizada por el Fondo para la Consolidación de la Paz el 21 de septiembre, el aporte de 30 países llegó a USD 152 millones, apenas por encima de la mitad de la meta de 300 millones.

“La retórica que tenemos en materia de mantenimiento de la paz va mucho más allá de la disponibilidad para hacer frente a los desafíos necesarios para lograrlo”, observó Kamau, quien también preside la Comisión para la Consolidación de la Paz.

El presupuesto de este año para las 16 misiones de paz de la ONU es de apenas USD 8 000 millones. Con visión de largo plazo, las pequeñas inversiones ayudarían a ahorrar dinero al evitar misiones caras para responder a circunstancias ya penosas, arguyen los defensores de la consolidación de la paz.

Pero con una mejor previsión y con inversiones diligentes se puede lograr un impacto que no se reduzca a la chequera de los países.