Xavier Basantes

Más preocupaciones económicas a la vista

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 187
Triste 8
Indiferente 1
Sorprendido 2
Contento 17

Nadie lo duda, aunque se quiera decir lo contrario; el país atraviesa una situación económica bastante compleja. Cada día se suman a la lista nuevos factores que hacen más pesada la carga. Lo más reciente: la caída a inicios de esta semana de las bolsas asiáticas y el efecto en el mercado bursátil internacional. Este nuevo golpe incide aún más en los bajos precios del petróleo, encarecerá aún más las fuentes de financiamiento externo para Ecuador (que ya paga elevadas tasas de interés por sus créditos) y contraerá más la demanda de productos nacionales en otros continentes.

Pero las malas noticias, desde el ámbito externo, no solo provienen del petróleo o de la apreciación del dólar estadounidense.

Cuando se revisa, por ejemplo, el documento Monitoreo de los principales riesgos internacionales de la economía ecuatoriana, elaborado por el Banco Central hasta julio pasado, también preocupa el desempeño de otros rubros (‘commodities’) importantes para la generación de divisas. Allí se muestra una caída en el precio del kilogramo de camarón; también se identifica una reducción del precio del kilogramo de banano, además de una pérdida en los valores de la tonelada métrica de harina de pescado. Ni se diga lo que pasa con las flores o con la cotización de la onza troy de oro (que se ubica en precios mínimos desde el 2012), aunque en productos como el cacao hay optimismo.

En los próximos meses, a la lista de preocupaciones económicas se sumarán los efectos que ocasionarán el volcán Cotopaxi y la inminente llegada del fenómeno de El Niño.

La salud económica del país está débil; la principal inyección de liquidez proviene del endeudamiento, hasta en la llegada de remesas se observa una caída del 11% en el primer trimestre del año, en comparación con igual período del 2014. Desde el Régimen, en la agenda pública no hay cabida para buscar soluciones a la crisis; solo cabe la búsqueda de culpables de las recientes movilizaciones.

El diálogo entre el Gobierno y el sector empresarial no camina y la situación empeora.