Sebastián Borja Silva

Pragmatismo en Davos

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 8

Tanto el anuncio oficial de la salida de Estados Unidos del TPP, como el Foro Económico Mundial de Davos, son dos de los hechos más importantes en materia política y económica ocurridos en el mundo en los últimos días.

La tesis proteccionista del nuevo gobierno norteamericano va en contra vía de lo tratado y discutido en Davos la semana pasada, en donde líderes mundiales, públicos y privados, evidenciaron la necesidad de afianzar los procesos de apertura e integración económica de una manera más justa y equitativa.

Por primera vez en la historia del Foro Mundial, el Presidente de China acudió en persona con el objeto de trasmitir el pensamiento de la segunda economía más importante del planeta. La presencia de Xi Jinping marca un mensaje claro del interés de China de incrementar su influencia y liderazgo en las relaciones y del comercio mundial.

Fue llamativo ver como China, gobernada por el Partido Comunista, en una demostración de pragmatismo, se convirtió en un actor clave de respaldo a los procesos de globalización y apertura económica. Jinping resaltó el compromiso chino por trabajar en una globalización equitativa y criticó al proteccionismo. Se refirió también a sus planes respecto a la conectividad mundial, resaltando el enorme proyecto denominado Ruta de la Seda, con más de 40 países, que busca unir comercialmente a Europa, Asia y Africa.

Lo que está ocurriendo en el mundo hay que verlo con atención para captar las oportunidades. El desarrollo tecnológico, la Cuarta Revolución Industrial, no puede pasar desapercibido en la elaboración de políticas públicas modernas que nos permitan de manera oportuna adherirnos a esta irreversible ola de cambios y tendencias.

El Ecuador ha perdido un tiempo muy valioso para preparase adecuadamente en su inserción al mundo. Lamentablemente, la ideología venció al pragmatismo. El debate nacional sigue girando alrededor de temas de coyuntura y del escándalo que no permiten discutir, peor consensuar aspectos de fondo que miren al bienestar de la gente. ¿Cómo vamos a generar nuevas oportunidades de empleo en un mundo cambiante y cada vez más interconectado? ¿Cómo vamos a aprovechar las nueva realidad geopolítica mundial con el resurgimiento de China como un actor que pretende reemplazar a los liderazgos occidentales? ¿Cuál va a ser nuestro rol en la Cuarta Revolución Industrial?

En Davos no se habló de “bobos aperturismos”, sino de participación activa e inteligente de los países en procesos de globalización equitativos y más justos. El mundo reconoció a la globalización como una realidad indiscutible y habló de cómo insertarse adecuadamente en ella, pensando en generar más empleos y mejorar la calidad de vida de su gente. El mundo habla y actúa con pragmatismo. ¿Y el Ecuador?

Columnista invitado