Geovanny Tipanluisa

Policías involucrados en drogas, torturas, robos...

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 61
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 6

La cifra es oficial: 738 agentes han sido expulsados de la Policía entre el 2013 y el 2015. Parecerían ser pocos si se toma en cuenta que en el país operan 47 000 gendarmes, pero los delitos por los que son investigados alarman. Allí están drogas, torturas, asesinato, extorsión, tenencia ilegal de armas, robo, violación, tráfico de migrantes, cohecho, estafa, evasión, falsificación, asociación ilícita, etc.

Simplemente, resulta inconcebible que quienes están a cargo de la seguridad de toda una población sean perseguidos por la justicia. La Policía tiene la gran responsabilidad de frenar a estos grupos ilegales y está a tiempo. La próxima semana comenzará una nueva fase para seleccionar a 2 400 nuevos elementos de entre 30 000 aspirantes.

Uno de los filtros que debe pasar el postulante es el polígrafo o pruebas de confianza. No hay buenos antecedentes de aquello.

En el último trimestre del 2014, Inspectoría General examinó a 3 000 candidatos que aprobaron inicialmente los análisis físicos, médicos y psicológicos. Pero cuando fueron sometidos al detector de mentiras y se les preguntó si participaron en delitos, si son miembros de bandas o si consumen drogas, 1 000 de ellos reprobaron y se vieron obligados a abandonar el proceso.

Era la primera vez que se filtraba de esa manera a los interesados. Ahora, las autoridades han confirmado que los resultados del polígrafo no serán reconsiderados.

Todo lo que sirva para depurar es bueno. Sin embargo, en el 2014, la Dirección Científica de la Asociación Americana de Poligrafistas advirtió que este sistema, que mide, por ejemplo, el ritmo cardíaco, tiene una confiabilidad del 92%. Y, ¿el 8% restante? Incluso estudios internacionales de psicología advierten que sí es posible burlar esta medición.

Por eso es importante una evaluación permanente de los policías, más aún cuando hasta el próximo año el Gobierno quiere completar el cupo de 57 000 agentes en el país (faltan 10 000). Quizá ese seguimiento evite que más agentes se involucren con grupos criminales.