Juan Valdano

Pervivencia hispánica en EE.UU.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 10

El proyecto de Donald Trump de levantar una muralla a lo largo de la frontera entre los Estados Unidos y México pone en evidencia no solo su desfasada visión del mundo contemporáneo sino, además, devela un inquietante indicio de lo que un sector de la sociedad norteamericana piensa de América Latina y su gente.

El descabellado proyecto que este político promete llevar adelante me ha traído a la memoria otras empresas igualmente descomunales e inútiles como lo fueron la Muralla china y el Muro de Berlín. Uno y otro, titánicos esfuerzos que, a la postre, de nada sirvieron a los fines para los cuales fueron concebidos.

Ser latino hoy en los Estados Unidos, cuando un político como Trump promueve su aversión a los hispanos, se ha convertido en un reto para ellos. Una de las fortalezas de los pueblos latinos ha sido su capacidad de resistencia, valor equiparable a su vocación universalista. Hoy más que ayer se ha vuelto necesario defender la pervivencia de la tradición hispánica en Estados Unidos, una nación que se fundó bajo los principios de libertad, igualdad y tolerancia, razón por la cual no puede desmentir su naturaleza y la tradición de respeto al otro.

Repudiar el legado de los pueblos latinos sería negar una parte consustancial de esa nación plural que son los Estados Unidos de América. Aquellos que hoy buscan excluir lo hispano de la vida norteamericana habrá que recordarles que lo español nunca fue algo extraño a la historia de esa nación. La cultura y la lengua españolas estuvieron allí presentes desde el siglo XVII, antes de que se fundara ese gran país que hoy es.

Los pueblos mexicanos y angloamericanos que, por siglos, comparten una misma frontera tienen una historia común, heroicas zagas de hombres animosos y de las cuales dan buena cuenta el español que se habla a un lado y otro del río Bravo, la toponimia del sur y el oeste de los Estados Unidos, pues ahí están esos territorios y ciudades cuyos nombres se los pronuncia ya con acento gringo, ya con rotundidad castellana: Florida, California, Texas, Los Ángeles, San Francisco… ¡Cuánto de fantasía renacentista, cuánto de perseverancia misionera e intrepidez castellana evocan estos nombres!

El hispanoamericano que llega a esa proverbial tierra de los sueños realizados, entra con el ánimo de edificar su vida y hallar un destino para los suyos; llega con la irrenunciable filiación que le otorga su cultura: su ser latino, su lengua castellana, su catolicismo. Una vez instalado allí se afilia o se adapta a las normas y costumbres del país que lo ha acogido, pues no de otra forma logrará respeto y prosperidad en tierra extraña. Con el tiempo, la patria ajena llega a ser tan entrañable como la propia, pues se convierte en la patria de los hijos, la tierra donde un día yacerán los abuelos. Y esto lo viven y lo llevan en su ánimo cada uno de esos 40 millones de latinos que hoy comparten, por igual, rigores y esperanzas como cualquier otro ciudadano de esa nación.