Jorge Ribadeneira

Personajes en escena

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 3
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 23

El exginebrino Lenin y el exbanquero Lasso sudan y trabajan sin tregua con el anhelo de reemplazar al Jefe Correa, quien resolvió descansar luego de diez y medio años en Carondelet y de los veinte últimos días de campaña total. Fue un suceso cuando el jefe del CNE, Juan Pablo Pocito, anunció que, en homenaje a la emoción electoral, si habría segunda vuelta. Una sola era muy poco luego de tan larga espera. Tras la jornada del 2 de abril, el 24 de mayo será histórico. Chao Jefe y ascenso de... ya sabremos de quien. Ya es hora de reconocer al nuevo presidente. Adelante.

Los dos candidatos no solo han recorrido el país sino que han realizado muchas ofertas, entre ellas una que es materia de comentarios. El uno, Lasso, ofreció un millón de empleos en cuatro años. El otro, Moreno, no se quedó atrás. Un millón también, 250 mil por año. Y así por el estilo. Casas, préstamos, universidades, lo que quieran. Hasta se atreven a insinuar como intentarán pagar la deuda post correísta, la que subió de 10 mil millones a cuarenta mil millones, en el gran total. Sí. No es fácil ser presidente del Ecuador a estas alturas, luego de bajó el precio del oro negro y se apreció el dólar gringo.

Los finalistas tienen su historia. Lenin ya se había cansado de la vicepresidencia y de la política pero las encuestas le tomaron en cuenta, dando buenos informes que le llevaron a Ginebra por tres largos años en plan de expectativa. Parece contento de ser el candidato de Alianza País y de tener chance de cantar y mandarse chistes aunque a veces aparece muy serio. ¿Sugerencia del Jefe? Lasso tomó la decision a partir de sus funciones de banquero exitoso. Es decir, con varios puntos en contra y expuesto a las críticas al emprender una carrera política. Pero se le ve a gusto en la dura tarea, siempre acompañado de su esposa. Con la anotación de que ya fue candidato hace cuatro años y logró el segundo puesto, pero a mucha distancia de Correa, que fue primero.

El Jefe Rafael no está esperando en Palacio que Pozo -también conocido como Pocito- informe cuál ha ganado la carrera presidencial y a quien tiene que entregar el mando. Correa dijo que en la segunda vuelta va a seguir en las inauguraciones y está cumpliendo con su palabra.

Recorre por las provincias y concede entrevistas, seguramente sin decir una palabra en favor de Lasso, claro, y más bien acordándose del feriado financiero y los banqueros. Aplaude el número de asambleístas que ganó Alianza País y seguramente le cae bien que el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social haya realizado oportuna y apropiadamente las elecciones de Contralor y Fiscal.

Se aproxima el 2 de abril. Pocito afirma que no hay posibilidades de fraude. Cien mil personas -cincuenta mil por cada finalista- se harán presentes en las mesas electorales desde las 6 de la mañana para vigilar que todo funcione bien y luego el triunfador afronte el tremebundo desafío.

[email protected]