Xavier Basantes

Los perdedores con los nuevos impuestos

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 56
Triste 2
Indiferente 1
Sorprendido 3
Contento 4

La aplicación de la Ley de Equilibrio de las Finanzas Públicas, que entró en vigencia en mayo; y la puesta en marcha de la denominada Ley Solidaria (para financiar los daños ocasionados por el terremoto del 16 de abril), cuya aplicación arrancó desde el 1 de junio, han generado inconvenientes a las grandes empresas. Esas complicaciones surgen porque tienen que modificar su planeación estratégica, ajustar los costos de producción de sus bienes y/o servicios a las nuevas normas y tarifas tributarias (incrementos del ICE, del IVA, aportes de utilidades, etc.); además de asumir gastos adicionales que se presentan a la hora de realizar nuevas impresiones, en envases o etiquetas, para incluir los nuevos precios de los productos de venta al público.

En tales circunstancias, los meses de mayo y junio se muestran ajetreados para las grandes compañías, a la hora de adaptarse a las reglas que imponen las recientes reformas tributarias. Van 14 durante este Gobierno y como se presenta el panorama económico, en los proyectos de ley de Herencias y Plusvalía se podrían añadir nuevos tributos.

Si para esas corporaciones tareas como estas resultan complicadas y costosas, esos apuros se multiplican para los tenderos, microempresarios o emprendedores que tienen que ajustarse a los cambios que provienen de la normativa tributaria.

Los pequeños tenderos, por ejemplo, que en mayo ya registraron una caída en las ventas de cigarrillos, bebidas azucaradas, gaseosas y cervezas, además de esa pérdida de mercado tienen que asumir esos nuevos costos operativos en sus pequeños negocios.

Al final, en menos de dos meses, grandes o pequeñas empresas tienen una doble afectación, en medio de una realidad económica crítica. Aunque en el balance final, quien asume todos estos ajustes es el consumidor.

Por ahora se anuncian operativos de control de precios. Aunque en medio de un panorama económico complejo es evidente que el consumo se contraerá aún más. Eso ya se evidenció con la baja inflación en mayo.