Rubén Darío Buitrón

Pensar o golpear

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
17 de December de 2011 00:02

¿Es racista quien mira la imagen desde sus prejuicios, quien permite que le hagan la foto desde la dimensión de su poder o quien concibe la imagen como “vendedora”?

Las preguntas surgen a partir de la apasionada polémica que se desató en Colombia tras la publicación de una fotografía de la revista Hola, de España.

La publicación trae un extenso reportaje sobre una de las familias más adineradas de Colombia y la imagen principal está acompañada por el título: “Las mujeres más poderosas del Valle del Cauca, en la formidable mansión de Sonia Zarzur, en el Beverly Hills de Cali”.

Pero lo que más atención concitó entre los lectores fueron los elementos que componen la foto dispuesta, según los críticos, con intención racial y discriminatoria.

Detrás de la señora Zarzur y su familia aparecen, al fondo, dos empleadas afrocolombianas, vestidas de blanco y portando bandejas y vajillas de plata.

En Colombia, donde el 10,6 % de la población es afrodescendiente, el debate de la sociedad ha sido intenso y aún no termina.

El periodista Yohir Akerman lo ve desde la sociología. Según él, lo que sí hace la imagen es evidenciar una cultura patronal de la esclavitud, que mentalmente aún no ha superado.

En América -dice Akerman- algunos consideran a los afro como de segunda clase, además de tener empleos mal pagados que les da escasas posibilidades de mejorar en la escala social.

Óscar Gamboa, del Programa Presidencial para la Población Afrodescendiente, repudió la imagen porque “muestra un contraste perverso”.

Un grupo de profesores de la Universidad de Cali concluyó que la imagen revela hechos ocultos, historia, tradición, dominación y uso de la violencia simbólica (racismo y clasismo).

El periodista Omar Rincón, un experto conocido en el Ecuador, dijo al corresponsal de EL COMERCIO en Bogotá que el retrato reinstala la discusión sobre la discriminación racial en Colombia.

“Aunque la foto parece de la época de la esclavitud, es bueno que un tema como este levante un debate sobre el racismo”, afirmó Rincón.

¿Qué nos corresponde desde la ética periodística? ¿Criticar a la revista por ser excesivamente frívola, a la familia Zarzur por permitir la construcción o impostura de esa imagen o a los lectores que gustan de las historias sobre familias adineradas?

En su libro ‘Ante el dolor de los demás’, la escritora estadounidense Susan Sontag, fallecida en 2004, hace una lectura crítica de las más famosas fotografías de la historia periodística.

Sontag no condena ni aplaude, pero deja reflexiones que, en el caso del debate sobre la imagen de la familia Zarzur, parecen lo más pertinente: “Nada hay de malo en apartarse y reflexionar. Nadie puede pensar y golpear a alguien al mismo tiempo”.