Washington Herrera

Paz para Colombia

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
18 de September de 2012 00:04

Y para Ecuador también… El Estado ecuatoriano debe apoyar decididamente el proceso de negociación de un Acuerdo de Paz entre el Gobierno de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FARC), para terminar una guerrilla que ha atormentado al vecino país desde hace 60 años. Los sufrimientos de las familias de los combatientes de lado y lado no deben seguir, no más muertos y heridos por una guerra entre hermanos, que repugna a la condición humana en pleno siglo XXI y no concibo que haya quien se oponga a la posibilidad de un acuerdo de paz, que tanto el presidente Santos como las FARC han propuesto culminar lo antes posible. La oposición de Álvaro Uribe repugna al humanitarismo, esencia de una política altruista y patriótica y demuestra que si bien puede haber sido buen presidente ahora se comporta como mal ex Presidente.

La guerrilla comenzó en Colombia en la época que mataron a Jorge Eliécer Gaitán, el líder que buscaba la reivindicación de la justicia social, la equidad, para terminar con la explotación a los trabajadores urbanos y especialmente rurales. Nació y creció una guerrilla rural difícil de doblegar en los campos y selvas, que ha luchado seis décadas, aunque manchada por el narcotráfico que le provee su financiamiento.

De no haber tanta injusticia social, tanta inequidad, tanta explotación, tanta necedad de los partidos hegemónicos, la guerrilla no hubiese tenido tan larga duración. Si no hay salida armada, si ninguno puede ganar esta guerra, es ‘aimprescindible’. acordar la paz a costa de cualquier esfuerzo del Estado Colombiano. Con ella vendrá una nueva estructura política, mayor participación popular en un país en donde el voto no es obligatorio y la oportunidad para que las innegables fuerzas económicas traigan la inclusión social para bien de los colombianos pobres.

Al Ecuador le conviene la paz para que nuestra frontera norte no sea tan caliente con tanta violencia, para que no haya más refugiados colombianos, para que progrese Colombia, porque es bueno tener un vecino próspero y pacífico. Ojalá el Acuerdo llegue pronto para que todos progresemos y vivamos en paz. No es posible que el comercio binacional sea tan riesgoso para los negociantes y transportadores ecuatorianos, que sigan los secuestros de ecuatorianos que no tienen ninguna culpa de la injusticia social de Colombia, que no haya movilidad laboral entre dos países iguales, que las tierras de la frontera estén subcultivadas por miedo. Así como la paz con el Perú desarrolló una nueva forma de relación fructífera, también se beneficiarán los pobladores de los dos países y caminarán hacia la prosperidad y el progreso recíproco.