Patricio Quevedo

Partidos de alquiler

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
12 de March de 2014 00:04

Con desusada y ejemplar franqueza, Germán Rodas a quien se le identificó como 'dirigente histórico del partido socialista', respondió a un ajustado interrogatorio que le fuera planteado por la Sección Política de este Diario. El diálogo surgió al analizar la posibilidad de que se estructurara 'un gran frente de izquierda' para los comicios generales del año 2017 y luego naturalmente del descalabro que sufriera el movimiento de Gobierno, Alianza País, en las elecciones de hace dos semanas y media. Fue allí cuando brotaron las expresiones "partido de alquiler" y también "partido de bolsillo", para designar a dos circunstancias muy negativas de la presente realidad política ecuatoriana. Los criterios de Rodas se cotejaron con los de Fabián Solano, de quien se dijo que era el presidente del socialismo en actual ejercicio.

De manera muy directa, apenas se le inquirió a Rodas en torno del balance del resultado seccional, afirmó: "El partido Socialista-Frente Amplio participó en el proceso cometiendo un error fundamental: convertirse en una organización política de alquiler, reciclando figuras y vinculada con otros partidos políticos.

El cronista preguntó naturalmente a quiénes se refería, y Rodas enumeró a Valerio Estacio, excuadro socialcristiano y el 23 de febrero, candidato socialista para la Alcaldía de Guayaquil; a la antigua diputada Elba González, la cual ganara la Alcaldía de Tosagua, en Manabí y también a Víctor Morocho, quien buscaba la reelección en Azogues.

Todavía Rodas amplió más sus opiniones, cuando sostuvo: "Lo que le interesaba a la directiva era inflar el partido para demostrar una supuesta fuerza y desde ahí buscar algún cargo en el Gobierno. Lo hizo reciclando a figuras de la derecha, del oportunismo y de la farándula.

Según criterio del mismo Rodas, un entendimiento político que había desde el año 2006 no ha sido cumplido desde el régimen correísta. Y en prueba de tal realidad adujo que no se ha profundizado la reforma agraria y que además, se ha ejecutado una política de judicialización de la lucha social". Y reiteró: "Lo que ha habido es un entendimiento para cargos burocráticos de cuarta categoría".

No cabe duda alguna sobre la radicalidad de las palabras que utilizara Germán Rodas en torno de las recientes elecciones seccionales, así como en la perspectiva de las próximas, a efectuarse el año 2017. Pero de lo que se trata ahora es de someter a un objetivo estudio los asertos de este dirigente político, así como una cuestión que les está muy estrechamente vinculada, particularmente la posibilidad de la reelección casi indefinida del Presidente de la República, que sería lo mismo que acabar con la estructura republicana del país. Por cierto, lo que se ha vuelto de primera urgencia es una sincera reforma de los partidos políticos, con el objeto de que desaparezcan los fenómenos aberrantes como los 'partidos de alquiler' y los 'partidos de bolsillo' que van a dar lo mismo.