Marcelo Ortiz

El partido comunista chino

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
11 de April de 2013 00:03

En el análisis anterior, "La momificación del poder", di pruebas del fracaso del socialismo en la Unión Soviética y de los ocho países europeos que siguieron ese camino y que hoy viven en el régimen pluripartidario democrático en base a la propiedad privada y su acumulación capitalista. Es imprescindible, ahora, tratar lo sucedido en China desde 1949 cuando llegó al poder Mao Zedong, un amigo cercano de Stalin. Instaló la propiedad estatal de todos los medios de producción, gobernó bajo el miedo para imponer su visión destructiva de los valores burgueses que engendró el capitalismo, condujo a años de hambruna y persecución a cualquier opositor real o intuido en la llamada "revolución cultural" 1966-1976. Murió a fines de ese año, y su cuerpo fue momificado para exhibirlo en la plaza Tiananmen, donde acorralaron a manifestantes en 1989 y asesinaron a cifras ocultas de millares.

En el 2002 llegó al poder Wen Jiabao un hombre de origen humilde, conocido como "abuelo de los pobres", un supuesto enemigo de la corrupción. En octubre del 2012 una crónica documental del New York Times dio a conocer que había acumulado una fortuna familiar cercana a los USD 3 000 millones; su madre, Yang Zhlyun de 90 años posee inversiones en Pin seguros por USD 120 millones, su hermano Jiahong también invierte en esa compañía, Zhang Belli, esposa de otro hermano, comercia con diamantes y sus hijos tienen acciones en bancos, joyerías, compañías de telecomunicaciones y empresas 'offshore'. Al conocer estos datos, el gobierno bloqueó el ingreso por Internet a las versiones en inglés y chino calificándolas de falsas y difamatorias. Esta realidad revela que bajo el inmenso rótulo de ser un país dominado por el Partido Comunista, ha facilitado en los últimos 30 años el retorno de la propiedad privada a centenares de medios de producción, mientras las grandes empresas estatales siguen en manos de la cúpula política. Por eso, jóvenes chinos exhiben fortunas que rivalizan con cualquier millonario de países capitalistas del mundo, sin importarles que las industrias de capitales extranjeros europeos y de firmas canadienses y de Estados Unidos, utilicen más de 3 000 millones de toneladas de carbón al año -más que Estados Unidos, Europa e India juntos-, encabezando la lista mundial de emisiones de CO2 que produce el calentamiento global y la contaminación mortífera de los ríos. La mercadería que producen circula por el mundo.

Hace poco se realizó otra sucesión antidemocrática del poder comunista establecido para otros 10 años, en la persona que eligió el Comité Central del PCCH: Hi Jinping desconocido por la mayoría de los 1 300 millones de habitantes que no han sido convocados a elecciones durante décadas, porque la soberanía del pueblo ha sido absorbida por la Asamblea y la cúpula del Partido. A quien sí conoce el pueblo es a su mujer Pen Liyuan, atractiva cantante profesional que se inició en el Ejército de Liberación Popular y que actúa en las galas de Año Nuevo admiradas por 700 millones de espectadores a través del canal estatal.