28 de July de 2010 00:00

¡Pantalones abajo!

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
León Roldós Aguilera

Miércoles, 21 de julio del 2010. Mensaje de la oficina de José Luis Ziritt, presidente de la Asociación de la Industria Hidrocarburífera del Ecuador, a las empresas privadas asociadas: Por pedido del Ing. José Luis Ziritt, pongo en su conocimiento que la reforma a la Ley de Hidrocarburos, se aprobará por el Ministerio de la Ley. Atentamente, Mercedes Portilla E.AIHE - Asociación de la Industria Hidrocarburífera del Ecuador, mportilla@aihe.org.ec”.

La certeza de Ziritt no fue porque acudió al adivino pulpo Paúl, para saber el 21 lo que iba a pasar el 25 de julio, sino por evidente información comprometida.

Meses atrás, Ziritt fue el delegado del presidente Correa en el Directorio de Petroecuador.

Al proyecto que debió tramitarse en 30 días, Fernando Cordero lo retuvo antes de enviarlo a la Comisión que debía preparar el informe para primer debate y luego de este, por más de 15 días, achicando a menos de la mitad el tiempo previsto en la Constitución, de modo que los plazos de la Ley de la Función Legislativa se volvieron imposibles de cumplir.

El domingo 25 de julio, último de los 30 días para tramitar la ley, Ricardo Patiño y Alexis Mera encerraron a los asambleístas de País, con el objeto de que no hablen ni estén en la sesión que debía conocer el proyecto en segundo debate.

Para el show mediático, el Gobierno expresa que si las compañías en el Ecuador se niegan a someterse a la nueva ley, se van del país.

Por ahí habrá alguna compañía queriéndose ir con billete encima -ya que el actual Gobierno ha pagado ilícitamente a otras que ya se fueron- pero las lideradas por Ziritt son coautoras del proyecto y las amenazas presidenciales las estarán considerando expresiones de tongo.

El proyecto impuesto ha sido tachado por el ideólogo del Movimiento País Alberto Acosta de “traición a la patria” y de “estupidez económica”. Cuán atrás quedó la campaña del 2006, cuando Correa declaraba que máximo honor sería ser llamado “Alberto Acosta”.

Una muestra. El ministro Wilson Pástor excluye de afectar al contrato con Ivanhoe, emblemático del fraude petrolero, impuesto por Correa, en octubre del 2008, por el que se entregó la exploración y explotación del bloque 20 de la Amazonía.

Mientras el Gobierno expresa que las reservas del Ecuador están alrededor de 4 billones de barriles, los de Ivanhoe publicitan, para engañar a incautos a fin que coloquen dinero en esa empresa, que sólo en el bloque 20 habría 20 billones de barriles.

El vicepresidente de Operaciones de la empresa Ivanhoe es Santiago Pástor, hermano del Ministro de Recursos Naturales; por elemental ética, este no debe seguir dando tratamiento de excepción a la compañía beneficiaria del citado contrato fraudulento.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)