Jorge Salvador Lara

El padre José Carollo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 0
19 de May de 2011 18:17

Han pasado 6 años desde la muerte del padre José Carollo Pasín, benemérito promotor de obras sociales, dedicadas al servicio de los más pobres. En recuerdo y homenaje a su extraordinaria vida y notables realizaciones se celebró una misa en el Hospital Un canto a la vida, tal vez la más notable de sus creaciones, administrada por la Fundación Tierra Nueva, asimismo debida a él. Nacido en 1931 en Carré, pueblo italiano de apenas 2 000 almas, "de pobreza generalizada, en tiempos de la famosa crisis del año 1929", según lo relata en sus 'Notas de vida y testamento: Caminar con los pobres', que me fue grato publicar en 'Museo histórico' (Nº 68, 2007). Quinto y último hijo de una familia obrera, extremadamente religiosa, cuyos principios básicos fueron "opción por la persona humana, solidaridad con los pobres y opción por los últimos", que trató siempre de cumplir y trasladó como lemas a las fundaciones que iba realizando.

Parte fundamental de su vida fue la que denominó“la experiencia salesiana”, desde 1942, cuando ingresó al seminario, apenas de 11 años. Se ordenó sacerdote el 8 de diciembre de 1960. Destinado al Ecuador, llegó a Cuenca en 1949 y tres años después a Quito, donde está la mayor parte de su trascendente obra dedicada más de medio siglo al apostolado social, antecedente que le permitió adquirir la nacionalidad ecuatoriana. ‘Nací italiano por error’, solía bromear. Los salesianos, junto con su formación en el espíritu de san Juan Bosco, le enseñaron ‘el amor a la Virgen María Auxiliadora, la radicalidad del servicio al Reino de Dios y la entrega misionera’. En 1976 el padre Carollo se trasladó al sur de Quito, sede de sus grandes realizaciones, “30 años de camino entre los pobres”, donde murió el 13 de mayo del 2005, a los 74 años, sin dejar, con su ejemplo, “sino un colchón, un anuario, su ropa y sus libros”.

Imposible reseñar la bastedad de sus obras, resumidas en parte por EL COMERCIO (Quito, mayo 13 del 2005): Como párroco, construyó en la l2 de Octubre y Vintimilla la hermosa iglesia de El Girón (el arq. Hernán Crespo Toral diseñó de modo especial el altar mayor y la gloriosa imagen de Cristo ascendiendo a los cielos); ejercicios espirituales para madres cristianas; Banco de la Providencia; Fundación Tierra Nueva y Hospital Un Canto a la Vida, su obra magna: 232 000 consultas desde 2010, cirugías gratuitas de médicos extranjeros, y, en construcción, otro hospital para los pobres en Chillogallo; iglesia de Quito Sur; iglesia de El Cinto, en Lloa, pequeños templos y capillas: “Dios me ha concedido el don de construir iglesias en casi todos los barrios del sur. La proyección siempre fue una iglesia bonita, con detalles artísticos, pero sencilla y humilde”.

Recordaremos al querido padre Carollo, que se une a la admirable, incesante y eficaz obra social de la Iglesia en el mundo.