Pablo Ortiz García

Ubíquese, ubíquese

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 30
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 20
Contento 212

En ciertas ocasiones hay declaraciones inútiles como lo es un cenicero en motocicleta. Quien las vierte no hace más que demostrar que sus palabras van más rápido que su mente, o que desconoce el tema del que habló. Por tanto, lo expresado es inservible, pero dicho está.

Eso es lo que, nuevamente, sucedió con el Secretario General de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), quien en una demostración de aceleramiento (como si estuviera conduciendo una moto), dijo que ese organismo “se opondrá firmemente a intentos de desestabilización del régimen del presidente Rafael Correa”.

Creo que este caballero, luego de permanecer no sé cuantos meses en Ecuador, no entiende ni captó el significado de las protestas callejeras. El pueblo de este país exige del gobernante rectificaciones en sus políticas, su vocabulario y sus acciones. Está preocupado por los signos de corrupción, de irrespeto a la población y a las instituciones.

El pueblo no quiere que el economista Correa se vaya antes de cumplir el mandato para el que fue elegido. Tampoco que se quede por más tiempo. No. Que permanezca en el despacho de Carondelet haciendo lo que tenga que hacer, pero respetando a los ciudadanos, el honor y dignidad de los ecuatorianos.

Irse antes de cumplir el plazo para el que se lo eligió, o sacarlo de la Presidencia, sería un triunfo de él, que lo convertiría en mártir de una inexistente democracia.

No, señor Secretario General de la Unasur, el pueblo pide rectificaciones. No ofensas ni abusos. Los habitantes de esta nación quieren que les devuelvan sus libertades.

No desean un golpe de Estado, ni que corra sangre por las calles y avenidas del Ecuador. Quieren trabajar en paz, seguridad y certeza en que las reglas del juego no se reformarán cada vez que los funcionarios del Ejecutivo tengan pesadillas. No se busca desestabilizar un régimen por cuestionado que esté.

Señor Secretario General, usted no tiene atribución legal para decir lo que dijo (palabras inútiles como el cenicero en moto).
Lea el Tratado Constitutivo de Unasur (para su información en Ecuador se publicó en el Registro Oficial de marzo 2 de 2011), y aprecie que como Secretario General de esa institución no está facultado para expresar lo transcrito (artículo 10).

Dentro de los objetivos de esa organización (artículos 2 y 3), no consta la de “oponerse” a expresiones libres de los ciudadanos, menos opinar de manifestaciones pacíficas que critican a un estilo de gobernar.

La gente joven de este Ecuador soberano, suele decir coloquialmente “calladito te ves más bonito”. Le sugiero que tenga presente estas palabras que las pronuncia la gente que habita y quiere este país.

Le recuerdo, además, el refrán que repetían mis abuelos “al país que fueres, haz lo que vieres”, y la prudencia es una de las características de este pueblo.

portiz@elcomercio.org