Jorge Ribadeneira

Nadine ¿será presidenta..?

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 6
Triste 0
Indiferente 5
Sorprendido 1
Contento 0

La cita de Arenillas, entre los presidentes Ollanta Humala y Rafael Correa, fue muy grata, cordial y hasta deportiva. Los dos gobernantes encabezaron un grupo de ciclistas -algo que no se les había ocurrido a Fujimori y Mahuad en 1998- y dieron nuevos pasos hacia la consolidación de la paz, ratificando la grata proclama de que el Ecuador y el Perú son países amigos y lo serán para siempre. Bien. ¿Y cómo encontraron a sus países luego de su regreso?

El Presidente ecuatoriano recibió la noticia de que la Corte Constitucional había aprobado por unanimidad la vigencia de las enmiendas. Correa no se inmutó. Esa Corte no le iba a fallar al gobernante que tiene en sus manos todos los poderes y que ahora solo pide la vigencia de la reelección indefinida. Algo imposible en el Ecuador de ayer pero lógico a estas alturas de la historia. Las encuestas dicen que el 73% de los ciudadanos no quiere oír algo tan amargo como que el habitante de Carondelet y todos los funcionarios -incluidos los asambleístas- puedan reelegirse indefinidamente hasta el final de sus historias. Los opositores quieren una consulta popular. El Jefe tiene listas todas las maquinarias y al final de este amargo capítulo parece que funcionará la reelección total y la elección de una nueva Vicepresidenta. Todo ha sido preparado durante estos primeros siete años para que el periodo dure hasta... no sabemos, francamente, hasta cuándo.

En Lima, el presidente Humala casi recibe una sorpresa, cuando leyó una encuesta informando que él -gran Jefe peruano- ocupaba el segundo puesto en la lista de los 10 personajes más poderosos de su país. Pero luego ensayó una sonrisa, aceptando que doña Nadine Heredia de Humala merece el primer puesto, luego de que fue designada presidenta del Partido Nacionalista (Gana Perú) y se encargó de nombrar a dos amigas nacionalistas para las funciones de Presidenta del Congreso y Presidenta del Consejo de Ministros. Los humoristas y los opositores unen sus ingenios para asegurar que Ollanta dice todas las mañanas “en mi casa dicen que mando yo pero en el Perú manda mi guapa Nadine”. Él dice que es al revés.

En el Ecuador habrá una nueva elección presidencial en el 2017 y aparentemente ya está listo el candidato. En el Perú irán a las urnas en el 2016 y se esperaba que Nadine estaría en la batalla, enfrentando a la fujimorista Keiko Fujimori y al insaciable Alan García. Pero la superactiva Primera Dama (primera servidora, dice ella) anunció a última hora que no se lanzaría al ruedo, aduciendo razones legales. La Ley de Elecciones prohíbe la reelección inmediata del Presidente y de su cónyugue pero la Constitución da carta abierta. Algunos analistas creen que Nadine se guarda para el 2021. Los partidarios dicen que esperar siete años es un error y que ella debe estar en la palestra en la próxima jornada presidencial, siguiendo el ejemplo de los argentinos Kirchner-Fernández. Sea como sea, en la lista de poderosos ella empató y ahora está dejando atrás a Ollanta Humala.

jribadeneira@elcomercio.org