Jorge Ribadeneira

Golden State, gran campeón

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 8

Como seguimos siendo hinchas del superbasquetbol de la NBA, aplaudimos desde la lejanía el gran triunfo de los Warriors -guerreros- del equipo Golden State, antes desconocidos para nosotros y ahora admirados campeones. Ellos se dieron el lujo de vencer en la final a los Cavaliers de Cleveland, capitaneados nada menos que por Lebron James, muchas veces festejado como el mejor jugador del mundo. Para variar, vamos a compartir esta historieta.

Luego de que los 32 equipos de la NBA jugaron 82 encuentros cada uno -durante intensos largos seis meses- se dio paso a los famosos ‘play-offs’ entre los 16 mejores. A esas alturas cayó el San Antonio Spurs y nosotros publicamos “el llanto de San Antonio”, lamentando la derrota del campeón del año pasado. Los finalistas fueron los Cavaliers y los Warriors, con sus estrellas, el famoso Lebron James y el desconocido fuera de los Estados Unidos Stephen Curry.

Lebron es a estas alturas el basquetbolista más afamado del planeta. Va por los 30 años, mide 2,03 metros, pesa 250 libras, juega en la NBA desde el 2003, comenzó con los Cavaliers de Cleveland pero como no era un equipo con perspectivas de triunfar, se cambió al Miami Heat y allí fue dos veces campeón. Para este 2015 volvió a Cleveland, con el anhelo de dar una medalla de oro a su linda ciudad. Llegó difícilmente a la final y se dio el choque con Golden State, el equipo de los Warriors.

Al enfrentar a los Warriors, Lebron encontró allí a Curry, quien ganó este año el titulo de ‘Jugador Más Valioso’ de la NBA. Un crack de 27 años, 1,91 metros, 190 libras, hijo de un basquetbolista y lanzador al cesto desde los 5 años, considerado desde el 2012 el mejor triplista de la NBA y congratulado por su simpatía, calidad, ciencia y puntería en la cancha.

¿Quién triunfó? Pues Curry. Más precisamente, el título fue para Golden State, un nombre incógnito fuera de USA. En lo personal, varios periodistas dieron un empate entre Lebron y Curry pero un número mayor se pronunció por Curry en persona, quien es ahora un personaje afamado del basquetbol. Como equipo, Cavaliers dependió de Lebron, quien anotó 40 puntos en dos de los seis encuentros que jugaron en la final y tuvo un promedio de 35 puntos, superando a todos, aunque le faltaron compañeros.

La serie final fue emocionante. Comenzó triunfando Golden State. Lebron y sus compañeros se entregaron con todo y empataron. Más aún pasaron adelante 2-1 pero Curry y los suyos mostraron su clase empatando 2-2 e imponiéndose 4-2, clasificándose campeones del 2015. Minutos antes de terminar el último partido, Lebron y Curry se dieron un abrazo en la cancha. Otro jugador del Golden State, Andre Iguodala, fue proclamado el mejor jugador de las finales .

¿Cuál es el porvenir de Curry y sus compañeros? El año próximo su equipo se llamará San Francisco Warriors y representará a la hermosa ciudad californiana de ese nombre. ¿Y Lebron? Por ahora está muy sufrido. Es muy posible que haga otro intento de brindar un título a Cleveland. Es un supercrack pero solo dos veces se han cumplido sus sueños de proclamarse campeón de la famosa NBA.

jribadeneira@elcomercio.org