Gonzalo Ruiz

Lo que se hereda no se hurta

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 96
Triste 1
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 6

El fondo del debate en el que el Gobierno ha enfrascado a la sociedad pone en la palestra el corazón del modelo vigente.

El Presidente y sus coidearios en la Asamblea Nacional han mirado la teoría del economista francés Thomas Piketty. En su libro, El capitalismo del Siglo XXI
-aclamado por la crítica y tenido como novedoso- apunta al centro de la creación de la riqueza en el transcurso del tiempo que supone la herencia. A Piketty y a Rafael Correa les preocupa la acumulación.

Tomando como ejemplo a la Francia desde la etapa posterior a la Revolución francesa, La Belle Epoque, la II Guerra Mundial hasta arribar a la primera década del siglo XXI, el economista habla de la herencia como factor de formación del capital y de los sueldos de los superejecutivos como otro factor de creación de riqueza, y de los que viven de la renta. Propone, además, la fórmula para aplicar un impuesto a la herencia para procurar una sociedad más justa. Es una teoría que se estudia, se discute y no deja de ser polémica.

Visto el tema desde el estado llano, el asunto de la herencia y la tabla de los rangos del impuesto creciente que quiere imponerel Régimen tiene a la sociedad en vilo.

Durísimas fueron las declaraciones del Presidente al decir que quiere acabar con las empresas familiares que constituyen el 80% de las empresas ecuatorianas. Es en ese sector privado -grande, mediano o pequeño- donde se genera la riqueza del Ecuador que alimenta el Producto Interno Bruto y se crean plazas de trabajo para millones de personas que no tienen capital.

Ayer dijo en EcuadoRadio Inés María Baldeón, autora de un libro sobre la libertad de empresa: ‘ En el mundo las empresas familiares están un 65% al 80% . El 50% del Producto Interno Bruto mundial lo representan las empresas familiares’.

El eje del debate, que parece también atravesar distintas visiones internas del propio gobierno y que los divide tanto como el otro proyecto polémico de subir el impuesto a la plusvalía, es el de los rangos progresivos de las tasas impositivas.

Que en el Ecuador se hable de un 77% para las herencias mayores de USD 800 000 luce desproporcionado y podría hacer que muchos piensen invertir sus recursos en otros países pagando el impuesto a la salida de divisas. Es verdad que en Japón el impuesto es de 55%, en Corea del Sur, 55%; en la propia Francia de Piketty, 45% y en Estados Unidos o Gran Bretaña el 40%, pero son economías más dinámicas y con un gigantesco PIB.

En el mismo espacio radial citado, Roberto Salazar, de la consultora Hexagon, apunta que ‘Piketty habla de una tasa máxima en el modelo que él genera del 50%’.

Este tema no es un problema solo de los poderosos, de los que tienen grande fortunas mal habidas sino de todas las personas que con esfuerzo y trabajo han acumulado riqueza y han pagado impuestos. Parecería que se está matando la gallina de los huevos de oro, fuente de la generación de riqueza trabajo. Los efectos seríanimpredecibles.