Walter Spurrier

El futuro es hoy

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 30
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 8
Contento 14

Las autoridades tienen nuevas previsiones de producción petrolera. Posponen por otro año, hasta el 2017, el objetivo de incrementar la producción en 15%. Probablemente de aquí a un año, cuando presenten una nueva previsión, pospondrán el incremento otra vez.

El motivo es la parsimonia con la que se selecciona a empresas dispuestas a invertir bajo el contrato de servicios.

Se reporta trabajos en el ITT. Pero la operación no comenzará en serio hasta que Petroamazonas no haya seleccionado a una empresa que se comprometa a financiar y emprender la obra de exploración y explotación. Se desconoce si existe un listado de empresas interesadas entre las cuales escoger.

Un campo de grandes reservas de crudo extrapesado, Pungarayacu, fue contratado con Ivanhoe en el 2008. Recientemente, la empresa lo devolvió a las autoridades, al no poder hacer frente por sí sola a la exploración y desarrollo. Esto estaba por venir, y no está lista la alternativa para que otra empresa por sí sola o con el concurso de Ivanhoe retome la exploración. De vuelta al 2008.

Lo positivo es que se firmaron contratos de recuperación mejorada para algunos campos tradicionales. Es de esperar que pronto las contratistas inicien el proceso de incrementar de manera sustancial el porcentaje explotable de las reservas en sitio.

Urge la explotación de estas reservas porque en materia petrolera, el futuro ya llegó. Es cuestión de tiempo que las fuentes alternas de energía que ya son comercialmente viables, entre ellas la solar para energía eléctrica residencial y la de pilas recargables para vehículos, reemplacen a los combustibles fósiles.
El día que eso suceda, los yacimientos de crudo que no estén en producción probablemente quedarán sin explotar, como pasó con el carbón.

Esta sustitución no se dará de la noche a la mañana. Pero aquí entra otro factor. Como consecuencia del sostenido alto precio del crudo, en EE.UU. se desarrolló una técnica para sacar hidrocarburos de esquistos. La producción estadounidense ha revertido su tendencia declinante, y EE.UU. dejará de ser un importador importante de petróleo. Incluso, llegaría a la autosuficiencia.

Los esquistos existen en todo el mundo, y es cuestión de tiempo para que China y Argentina, que tienen inmensas formaciones de esquistos, los comiencen a desarrollar. Sobre todo China, puesto que así dejaría de depender de las importaciones de petróleo.
Bajo esas circunstancias, se vislumbra que en las décadas que quedan a la era petrolera, habrá suficiente petróleo como para impedir que el precio suba significativamente sobre los niveles actuales.

Si en el largo plazo el petróleo va a valer casi nada, y en el mediano plazo habrá una tendencia del precio a su estabilidad o a la baja, ¿qué beneficio obtenemos de posponer suexplotación?

wspurrier@elcomercio.org