Oswaldo Jarrín R.

Temor a la democracia

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 7
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 9
Contento 0

La democracia es una forma de gobierno, pero también un sistema político del, por y para el pueblo, según Lincoln. Lo cual significa que el ejercicio del poder político debe ser constitucional, en función de la soberanía de la población, con respeto a las libertades y protección de los derechos de todos los sectores, partidos y organizaciones sociales, en un plano de igualdad, hayan ganado o perdido las elecciones.Un liderazgo autocrático se siente depositario absoluto de la confianza de la población y único e irremplazable guía de un proyecto político que dice llevar a la felicidad a la población.

Max Weber advierte que la inestabilidad de una autoridad de este tipo, aun siendo carismática inevitablemente lleva a la imposición y uso de la fuerza. Esta manifestación evidente de la centralización indiscriminada de poder, autoridad y fuerza, es la que conduce a la dominación social, al conflicto, a la afectación y a la inestabilidad política interna de los Estados, con consecuencias internacionales.

En este sentido el Estado Islámico es el producto del choque de la modernidad (Curbage, Seuil 2007), la toma de conciencia de los derechos y libertades de la población musulmana. La respuesta al temor a esta tendencia en una sociedad tribal, patrilineal, endogámica de dominación masculina es el yihaidismo violento. Bakr Al Bagdadi, toma el nombre del yerno de Mahoma y crea un Estado Islámico EIIL. Utiliza la fuerza brutal, ordena la mutilación genital femenina, crucifixión, degollamiento y eliminación masiva de infieles en Siria, Iraq y Turquía que no acepten convertirse.

Para Rusia el gran temor es ver en sus fronteras regímenes democráticos y la sucesiva europeización de sus antiguos países satélites. Para Thomas Gomart (Le Monde, 30 septiembre 2014), Putin -drogado por la historia rusa- ha decidido encarnar la desoccidentalización del mundo, en términos geopolíticos, llevado por la visión de un declinar irreversible de Europa y Estados Unidos; aunque si hay un país próximo a devenir en una provincia, debido a su aislamiento es Rusia, concluye el autor.

Los dirigentes autocráticos se sienten guardianes de los valores sociales percibidos por su partido político de dominancia impuesta, como ocurre en Hong Kong, que regida por una Ley fundamental da mayores libertades en comparación con los residentes del continente; sin embargo, la población percibe que se han desarrollado con menos libertades. El Partido Comunista Chino descarta cualquier tipo de reforma electoral, por lo que han recurrido a la desobediencia civil; mientras los candidatos para las elecciones del 2017 sigan siendo nominados por un comité desde Pekín.

El complemento de estos modelos autoritarios es la cooptación de las FF.AA., que no se limitan en el pretorianismo y la lealtad incondicionalidad. Instituciones militares persuadidas a abrazar el proyecto político, de donde surgen lemas de socialismo, patria o muerte.

Oswaldo Jarrín R. / Columnista invitado