Roberto Salas

Soluciones sostenibles

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 26

Del diagnóstico depende la eficacia del remedio. Esta parte del análisis y solución de un problema es lo más crítico. Aplica para la medicina, como para los problemas sociales, incluyendo los económicos.

El diagnóstico responde a los síntomas que sugieren que algo anda mal, y de un buen análisis se determinan las causas que los provocan para atacar y resolver el problema desde su raíz, y garantizar así la cura o solución eficaz, cuando todo vuelve a lo normal, o a una situación incluso mejor que la anterior.

En la determinación de síntomas y causas no puede haber divergencias, esto afectaría la eficacia del remedio. Si alguien está enfocado en el desempleo como el tema central, la causa puede ser el bajo nivel de demanda, y el síntoma la acumulación de inventarios. Si alguien se enfoca en la recesión, la causa puede ser un cambio que agota el modelo económico, y el síntoma la poca inversión.

Una solución es sostenible cuando está soportada por un buen diagnóstico y buenas decisiones de cómo remediarlo. Cuando todo se equilibra nuevamente, la solución tiende a ser duradera, definitiva, de largo plazo. Por eso, se exige decisiones asertivas, incluyendo la medida exacta en que se deben suministrar las acciones; faltantes o excesos pueden ser malos.

En el caso de la economía ecuatoriana, pensando en la recesión, los síntomas se muestran más claro: iliquidez, menor gasto, desconfianza, salida de capitales. Las causas aparentan ser confusas, pero estaría en la caída del precio del petróleo y la baja capacidad del sistema vigente de atraer inversiones, por ende, el diagnóstico más cercano a lo correcto, es que el modelo basado en: alta intervención del Estado- altos ingresos petroleros- bajas reservas- dolarización- y baja inversión privada, no puede sostenerse. Es decir, tanto el modelo agotado como el bajo precio del petróleo son interdependientes.

Para remediar la situación, hay que elegir qué parte del modelo es necesario preservar y qué debe cambiarse. Una vez decidido, tomar decisiones de corto y de largo plazo, para encontrar otra situación que sea sostenible en el tiempo, a prueba de riesgos: bajo precio del petróleo, tasas de interés más altas, dólar fuerte, volatilidad.

Si lo que hay que preservar es la dolarización, entonces hay que aumentar la confianza del sector privado para invertir, crear reservas, y tener disciplina fiscal. Nuevos préstamos de organismos multilaterales es sólo un paliativo. En estas circunstancias lo más desafiante es la confianza del sector privado local e internacional, y me temo que la dosis necesaria es superlativamente alta, mucho más que lo que el gobierno está pensando.

Es decir, lo relevante hoy, superado el diagnóstico, es suministrar la medida correcta de las acciones. Cuanto antes mejor.