Betty Jumbo

Coca desperdició el ‘boom’ petrolero

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 112
Triste 11
Indiferente 2
Sorprendido 5
Contento 18

La bonanza de los millones de dólares que llegaron por el buen precio del petróleo (más de USD 100 el barril) no se refleja mucho en Francisco de Orellana, más conocida como Coca.

La capital de la provincia de Orellana es una pequeña ciudad sin mayores sorpresas, salvo por el Museo Arqueológico y el Centro Cultural de Orellana, que se levanta a orillas de un apacible río Napo.

En lo urbanístico, este lugar es quizás lo más sobresaliente, tanto por la arquitectura como por las actividades culturales en las que participan los amazónicos. Por ejemplo, lecturas, exposiciones, cine, artesanías, la difusión de las raíces de este pueblo: los Omaguas, la cultura ancestral que se desarrollaba a lo largo del Napo, hasta que llegaron los jesuitas con la Conquista española.

De ahí, el centro de Coca se despliega por amplias calles asfaltadas, con algo de orden; sin embargo, hacia la periferia ya aparecen el lastre, tierra y las construcciones a medias.

Es evidente que la inversión de esa década de prosperidad, que acabó cuando el precio del barril empezó a caer hasta los USD 35 actuales (para Ecuador), se destinó a la infraestructura hotelera, restaurantes, cafeterías y en vivienda para los petroleros, pero no más. De hecho, la atención se enfocó solamente en las necesidades del empleado petrolero: agua suficiente, aire acondicionado, lavado, planchado, servicio de cama y alimentación. Así lo reconoce Daniel Pauker, presidente de la Cámara de Turismo de la provincia. Ahora es que piden a gritos capacitación para servir -como se debe- a los turistas.

¿Otras inversiones? Muy pocas. En la actualidad se difunde el gran proyecto de agua potable para Coca y otros dos cantones de la provincia: Loreto y Joya de los Sachas. En vialidad, la carretera que conecta a Coca tiene baches en varios tramos y es de dos carriles.

Los dólares del petróleo impidieron a los orellanenses emprender otras alternativas económicas y Coca desaprovechó el ‘boom’ para convertirse en una ciudad modelo de desarrollo para el resto del país.