Sebastián Mantilla

¿Cuánto más caerá el petróleo?

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 7
Triste 11
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 17

Uno de los temas que copan la atención de los medios de comunicación en estos días tiene que ver con el comportamiento de los precios internacionales del petróleo.

Para el caso del Ecuador, el cual depende en gran medida de los ingresos provenientes de esta actividad, una caída rotunda en el precio del crudo podría afectar de manera significativa no solo al financiamiento del Presupuesto General del Estado, sino incluso a la propia economía.

Aunque pronosticar el comportamiento de los precios no es una tarea fácil, estos dependen en gran medida de cuatro factores: demanda, oferta, desarrollo de la tecnología y aspectos de carácter geopolítico.

En cuanto se refiere al primer factor, pese a que la Agencia Internacional de Energía (AIE) ha anunciado para el 2015 un crecimiento de la demanda de petróleo a escala internacional (el consumo se ubica en 1,3 millones de barriles diarios), esto no va a detener la caída de los precios. La semana pasada el crudo West Texas Intermediate (WTI) se desplomó en un día tres dólares por barril, llegando a niveles comparables a los del 2010. Si ahora se está en un promedio de USD 74 por barril, nada asegura que este valor se pueda mantener, haciendo prácticamente difícil que se cumplan los pronósticos del Gobierno de un crudo de USD 79 por barril para el próximo año.

Uno de los factores que ha adquirido mayor preponderancia en la fijación de los precios tiene que ver con la oferta. Estados Unidos, considerado como el primer consumidor de crudo a escala mundial, ha pasado a ser en este año uno de los grandes productores de crudo. El uso de sus reservas, así como la producción de petróleo en base de esquisto bituminoso (shale oil), han influido significativamente. Del mismo modo, hay otros países que han puesto mayor producción en el mercado mundial como Rusia, Libia o Iraq.

Otro de los factores determinantes del precio tiene que ver con el uso de nuevas tecnologías en producción de crudo. Entre ellas no solo se puede mencionar a la extracción horizontal y la fracturación hidráulica, sino incluso otras técnicas que han mejorado los niveles de eficiencia en la producción de petróleo. A ello se suma lo que mencionaba antes: la producción de petróleo con base en el esquisto. No obstante, al ser mucho más cara la extracción que el crudo convencional, requiere de precios altos.
Finalmente tenemos los aspectos relacionados con la geopolítica y la eventual existencia de conflictos armados. Según la propia Agencia Internacional de Energía (AIE), pese a existir en los actuales momentos conflictos armados en Libia, Siria, Iraq y Ucrania, así como riesgos geopolíticos que abarcan a regiones “inusualmente amplias”, los precios están “extrañamente en calma”.

En conclusión, aunque hay varios factores que inciden en los precios, el factor determinante ahora tiene que ver con la oferta. De ahí la importancia de tener claro este aspecto, con el fin de que los efectos para la economía no sean devastadores.

smantilla@elcomercio.org